Onlineprinters mayo 2016
 

Amazon también quiere ser offline

Amazon también quiere ser offline
Lunes, 30 de mayo 2016

Tras años y años defendiendo como pocos lo atractivo, práctico y rentable que resulta el comercio electrónico, ahora resulta que Amazon se prepara para abrir una tienda física que, por cierto, ya es la segunda. Ver para creer.

La primera abrió en Seattle, ciudad que vio nacer la creación de Jeff Bezos allá por el 1994, la segunda lo hará en San Diego. Recordemos que en sus orígenes Amazon únicamente vendía libros y durante mucho tiempo también, perdió dinero a espuertas. Pero poco a poco Bezos y su visión fueron encontrando su lugar en el mundo y hoy son, sin ningún atisbo de duda, uno de los grandes players del e-commerce a nivel mundial.

¿Por qué una tienda física ahora?

Opiniones las hay, lógicamente, para todos los gustos, si bien la que parece más consensuada apunta a una campaña de marketing, muy elaborada todo hay que decirlo, para darle aún más empaque a la marca Amazon y por supuesto también al súper ventas Amazon Kindle, que por lo que cuentan los que han podido visitar ambas tiendas, aparece en cualquier esquina del recinto. De hecho, al igual que ocurre en los Apple Stores, tienes numerosos Kindle repartidos por la tienda a los que puedes acceder y probar en primera persona.

Decir que de momento, y nada indica que eso vaya a cambiar en los próximos meses, las dos tiendas físicas de Amazon venden únicamente libros. De hecho, toda la señalética lo deja a muy a las claras rezando “Amazon Books” para que a nadie se le ocurre buscar un blue-ray, una cámara de fotos o cualquier otro producto que sí ofrece su web.

En el fondo, por lo que hemos podido leer en distintas crónicas y reseñas made in USA, Amazon Books no es más que una experiencia distinta para aquellos fans más acérrimos de la marca.

Amazon app, indispensable para moverte por la tienda

Hablamos de cemento, de estanterías, de libros en papel, pero quien quiera moverse con agilidad por cualquiera de las dos tiendas y sacarle el máximo partido a la experiencia comercial hará bien en descargarse Amazon app. Para empezar, los libros no tienen etiquetas que nos digan su precio (que por cierto, según parece es el mismo que en la web) y es con la app con la que escaneando el libro sabrás su coste además de otras informaciones pertinentes al título. Si eres anti apps o te has dejado el móvil en casa, podrás acceder a esa información a través de unas pantallas táctiles instaladas en ciertos rincones de la tienda. Eso si, la experiencia, apuntan los que ya lo han vivido, será mucho menos satisfactoria.

¿Por dónde pasa el futuro?

Que nadie se lleve a engaño, Amazon seguirá vendiendo por Internet durante los siglos de los siglos. De hecho los libros son actualmente tan solo una parte muy pequeña del negocio de la compañía, una parte con mucho pasado y mucho pedigrí pero tan solo una parte. Y más allá de eso, hablamos de una compañía en la que la innovación es parte intrínseca de su ADN. Tal como apuntan algunos de sus responsables, la gama de productos ofrecidos en la web seguirá creciendo así como otras aplicaciones como por ejemplo Amazon Echo, que al parecer (aquí en España aún no está disponible) te permite hacer los pedidos online a través de la voz.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing