Exponential septiembre 2017
 

Dos gorros muy diferentes que luchan por una causa común

Dos gorros muy diferentes que luchan por una causa común
Miércoles, 23 de agosto 2017

El Museo del Diseño de Londres ha seleccionado como finalistas en sus Premios Beazley dos diseños de gorros muy diferentes: uno se ha convertido en un símbolo global de la lucha por los derechos de las mujeres y el otro se adapta a los dictados de una religión que obliga a las mujeres a cubrir su cabeza y su pecho.

Los Premios Bealey a los Mejores Diseños del Año cuentan con una larga y prestigiosa trayectoria reconociendo los mejores trabajos en categorías tan dispares como la arquitectura, la moda, la gráfica o el transporte. Este año muchos han sido los diseños que han apelado a diversas causas sociales y nos han llamado la atención dos trabajos que han quedado seleccionados como finalistas:

1. The Pussyhat Project.

Empezó como un pequeño proyecto puesto en marcha por un grupo de amigas en un pueblo de Estados Unidos y terminó convirtiéndose en un símbolo global de los derechos de las mujeres. Nos referimos al gorro de punto rosa que mujeres y hombres lucen en las numerosas manifestaciones que tienen lugar en contra de la presidencia de Donald Trump.

2. Nike Pro Hijab.

Dos días antes del Día Internacional de las Mujeres, Nike lanzó una hijab fabricada con una sola capa elástica y diseñada por Rachel Henry, Baron Brandt y Megan Saalfeld. La idea era proporcionar a las atletas musulmanas un atuendo acorde a sus creencias religiosas. 

Si bien ambos son prendas para cubrir la cabeza de las mujeres, lo cierto es que su significado es muy diferente en apariencia: el primero apela a la lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y el segundo adopta los dictados del Islam para permitir la práctica del deporte a las mujeres musulmanas. Cambiar las creencias religiosas es una tarea tan ardua como ilegítima, así que resulta mucho más práctico adaptarse a sus dictados. ¿O no?


Grupo Control