exaprint dic 2017
Publips Serviceplan diciembre 2017
 

Entrevista con un mutante sobre el futuro que nos espera

Entrevista con un mutante sobre el futuro que nos espera
Viernes, 16 de junio 2017

Lo que vas a leer es una conversación intertemporal con un mutante que viene del futuro. Su nombre es Cyborgh+ y le hemos dado vida a partir de comentarios reales extraídos de conversaciones con expertos futuristas.

Ctrl.- Los humanos ya vivimos en un cuerpo modificado por la tecnología (wearables) y las modificaciones biológicas (medicina y cosmética avanzadas) ¿Somos, por tanto, una especie de eslabón entre el hombre pasado y futuro?

Ya sois tecnología. El Smartphone es un dipositivo que os convierte en Cyborgs primitivos porque os conecta a una red de intercambio de información. La incorporación de tecnología a vuestros cuerpos no ha hecho más que empezar. En pocos años dispondréis de tecnología en el interior de vuestros cuerpos. Os hará chequeos de salud constantes. También usaréis ropa inteligente que se adapte a vuestras necesidades y disfrutaréis de amplificadores de vuestras capacidades cerebrales. Aceptaréis las máquinas como algo bueno, y os fusionaréis con ellas para convertiros en un poshumano como yo. Ahora sois el eslabón entre el ser humano y el poshumano.

Ctrl.- Según Harari, la inmortalidad es un problema técnico que se solucionará: ¿no acabará siendo una pesadilla mayor que la mortalidad? 

Nosotros no hablamos de inmortalidad, preferimos el término “prolongación indefinida de la vida”, algo que depende de nuestro propio interés. En el futuro del que vengo, la terminación voluntaria de la vida es legal. También existe la muerte accidental y el asesinato. Hay que tener conciencia de la mortalidad porque es lo que de alguna manera nos hace conscientes del momento presente. Vosotros tenéis miedo a la inmortalidad porque no sois capaces de imaginarla, del mismo modo que el cerebro no puede imaginar el infinito. Vivís en la paradoja de no querer morir pero sentir vértigo del infinito.

Otro argumento que os suelo escuchar contra la idea de inmortalidad es que agotaría las posibilidades de desarrollo personal hasta llevaros a una especie de aburrimiento insoportable. Sin embargo, eso no es así porque el futuro no consiste solo en la “life extensión” sino también en la “life expansión”. La ciencia no trabaja solo para extender la vida, sino para ampliar las capacidades cerebrales. Vais a experimentar muchas más cosas que ahora, sobre todo en mundos virtuales, gracias a nuevos módulos en la estructura neocortical de vuestro cerebro.

El verdadero problema es social. En el futuro estamos luchando para evitar que algunas grandes empresas dispongan, literalmente del poder de la vida y la muerte.

Ctrl.- Se dice que la soledad es uno de los problemas de nuestro tiempo y que eso puede ir a más en el futuro ¿Cómo solucionará la tecnología esto? ¿Cuál es la idea de felicidad de un mutante?

Una vez que fuimos capaces de revertir el envejecimiento y prolongar la vida nos dimos cuenta de que había que redefinir el concepto de felicidad. Convertirnos en mutantes nos ha dado la oportunidad de reinventarnos como sociedad y emanciparnos de procesos y poderes que nos limitaban como seres humanos. Nuestra filosofía es inevitablemente individualista y eso hace que la cuestión de la soledad sea ambivalente. Me refiero a que, con las revolución tecnológica, hemos fomentado la soledad del yo y el individualismo, pero también hemos desarrollado conexiones neuronales que permiten crear redes de comunicación más perfectas entre los individuos. Esto, unido a la realidad virtual, permite una conectividad con el otro mucho más íntima de la que conocéis hasta ahora y podéis imaginar. En el futuro ya es posible una telepatía colectiva donde es muy difícil sentirse solo. 

Ctrl.- Nos relacionaremos con los robots cada vez más. ¿Cómo será esta relación? ¿Cruzará la IA la frontera de las emociones? ¿Será posible el amor máquina-humano?

Se nota que me preguntas desde el pasado, cuando era más fácil diferenciar entre máquina y humano. En el futuro hay una población híbrida y por tanto tu pregunta tiene menos sentido. Con la fusión humano-máquina los humanos hemos aportado emociones y las máquinas potenciadores de inteligencia y fuerza para dar un salto evolutivo. Quizás pienses que eso está lejos, pero ya estás viviendo en un tiempo en el que la IA ha conseguido avanzar mucho en la detección de las emociones humanas. Ese es el primer paso. En tu tiempo ya hay máquinas capaces de detectar en el tono de voz o en el lenguaje corporal un estado de ánimo, incluso existe una computación afectiva; una especie de reproductor artificial de emociones.

Nosotros, en el futuro, seguimos preguntándonos si las máquinas tienen emociones. Es un misterio porque las emociones y los sentimientos están vinculados a la conciencia más profunda. Las máquinas nos muestran emociones, pero no sabemos si las están fingiendo porque no hay manera de detectar su grado de autenticidad. Pero si lo piensas, esa posibilidad de que las emociones sean falsa o fingidas es algo que ya existe en la relación que tenéis ahora los humanos entre vosotros. 

Ctrl.- ¿Qué opina de las distopías, tan abundantes en literatura y cine, sobre la guerra de los humanos contra las máquinas?

Las guerras entre los poshumanos siguen siendo por los mismos motivos de siempre: intolerancia, avaricia, dominación. Es decir, por reminiscencias y atavismos humanos que tienden a desaparecer con el acceso a la información, el conocimiento y las tecnologías que favorecen la empatía. El problema es la permanencia de las ideologías y formas de gobierno que hemos heredado de los tiempos antiguos.

Ctrl.- Hay dos teorías sobre cómo afecta a nuestra libertad el avance tecnológico. Una dice que somos más libres gracias a las nuevas telecomunicaciones y la otra dice que el Big Data y los sistemas de control nos esclavizan todavía más. ¿Cuál es más cierta?

Entiendo que veas un conflicto, pero no te preocupes. La libertad gana sobre el control. Es muy difícil controlar a quien posee la información. Los cyberpunks acertaron cuando cantaban “la información quiere ser libre”. Si esto ha sido posible es porque hubo un momento en que los científicos comprendieron que no bastaba con hacer ciencia. También había que hacer política, defender sistemas de gobierno avanzados y democráticos que respeten la privacidad y la libertad. No olvides que un cuchillo es tecnología: puede ser un arma o un utensilio.

Otra cuestión más profunda es la del libre albedrío. Según el dataísmo nuestro cerebro funciona como una computadora que procesa datos mediante algoritmos. Si esto es así, estamos determinados por la ley de los datos. ¿Qué lugar queda entonces para el libre albedrío? Una máquina que tuviera más datos de los que puede almacenar nuestro cerebro podría tomar las decisiones sobre nuestra vida con menos riesgo de equivocarse. Le entregaríamos nuestra libertad a cambio de nuestra felicidad. En el futuro seguimos debatiendo esta cuestión, porque cada vez hay más gente que consulta a las máquinas antes de tomar una decisión

Ctrl.- ¿Se puede afirmar que los avances en medicina y biotecnología van a cambiar nuestra vida mucho más que las tecnologías de la comunicación?

Los avances en medicina y biotecnología van a cambiar vuestra vida a nivel biológico y mental mucho más que las tecnologías de la comunicación porque son avances que se producen hacia el interior de vuestro cuerpo. Hay muchos ejemplos. En el futuro es posible la hibernación, la suspensión animada de la vida latente mediante técnicas avanzadas de criogenización, lo que permite hacer grandes viajes interespaciales e intertemporales. También es posible la reproducción artificial de órganos humanos para el trasplante, la creación de órganos mixtos mediante células madre o revertir el envejecimiento y extender indefinidamente la vida.

Ctrl.- ¿Un consejo para preparar el viaje al futuro?

Es un viaje apasionante. Despojaos de prejuicios y permaneced abiertos a cambios sociales, ideológicos o físicos. La curiosidad es vuestro motor. Entrenad vuestra capacidad de resiliencia, que es la gran cualidad psicológica del siglo XXI. La vida es cambio. Eso es lo único constante. Y luchad para que vuestros gobernantes no acaparen el control sobre las tecnologías.

Los expertos futuristas, biotecnólogos y artistas cuyas palabras han inspirado esta entrevista son: Servando Carballar (fundador y alma mater de Aviador DRO, sello DRO y Generación X), Alejando Sacristán (experto en realidad virtual y miembro del comité organizador del International Longevity and Cryopreservatio Summit) y Luis Miguel Samperio (innovador social en la sección "Future Happiness" del World Hapiness Summit y cofundador de Consciousness Hacking Madrid. Especialista en Neurocinematics asociado a la Society for Cognitive Studies of the Moving Image. Cofundador del Foro Futuro Próximo en la UPM).


Grupo Control