Onlineprinters mayo 2016
 

Este no es un anuncio sexista. Tres ejemplos.

Este no es un anuncio sexista. Tres ejemplos.
Martes, 26 de abril 2016

El recurso del sexo ha sido siempre una constante en publicidad, si bien últimamente las marcas han encontrado una manera de sacar el máximo partido de su potencial apelando a valores como la libertad o la tolerancia y evitando a toda costa el sexismo.

El sexo vende, hasta cuando se trata de vender algo que no tenga nada que ver con el sexo. La publicidad ha caído demasiadas veces en la tentación de usar reclamos eróticos en sus campañas y con ello se ha ganado las iras de muchos consumidores y no pocas denuncias de colectivos feministas o de otra índole. Es un recurso fácil y si se sigue usando será porque funciona. Ahora algunas marcas han encontrado una inteligente manera de usar su potencial sin caer en la ofensa, el sexismo, el refuerzo de valores patriarcales o cualquier otra acusación de la que se suele ser objeto. Consiste en hablar de sexualidad más que de sexo; o en dejar implícito en la audiencia el estímulo sexual. Y si la campaña va acompañada o envuelta en un mensaje de defensa de la libertad o diversidad, mucho mejor. Nadie va a decir que eso es sexual por miedo a parecer un obseso incurable, pero el sexo está ahí, latente. Al fin y al cabo, los grandes maestros del erotismo siempre han dicho que es mucho más excitante insinuar que mostrar.

1. “Doble placer” de Lola para Magnum. Gran Premio en el pasado CdeC de San Sebastián. Salen transexuales hablando de la ventaja de tener “dos sexualidades”. El resto lo hace el eslogan de la campaña.

2.  Asexuales” de Señora Rushmore para Flex. Sale gente que no tiene interés por el sexo. Es decir, que usa la cama para otras cosas. Se nos informa de que en el mundo hay 70 millones de personas como ellos. Un dato sorprendente para el que no había pensado nunca en ello, pero en el mundo hay más de 7.000 millones de habitantes. Resten a esta cifra los 70 de asexuados y tendrán una idea de la cantidad de gente que usa la cama para eso de lo que no estamos hablando en esta campaña.

3. “Tetasxtetas”. Salen tetas. Pero no de mujer, sino de hombre. Las de la mujer están detrás; probablemente en contacto directo con las del modelo masculino. Nos la han mostrado desnuda en los primeros segundos del vídeo, con el pecho tapado por dos logotipos. Luego hay una demostración de cómo hacer la autoexploración mamaria para detectar bultos sospechosos. Esta demostración no es “auto”, se la hace la mujer al hombre. Todo muy aséptico. Si piensas que hay algo sexual en todo esto, háztelo mirar.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing