Onlineprinters mayo 2016
 

Eventos cómodos

Sábado, 01 de marzo 2008

Entrevista a Alberto Martínez

 

Corría el año 1825 cuando los hermanos Clark, Cyrus y James, fundan en la ciudad inglesa de Somerset C&J Clark Ltd.180 años después, bajo la denominación de Clarks, la marca de calzado de tiempo libre es un referente a nivel mundial, está presente en 145 países del mundo, manteniéndose frente a todo tipo de modas que invaden el mercado del calzado cada año con las mismas señas de identidad: comodidad y funcionalidad ante todo. La evolución experimentada por la marca a lo largo de su dilatada historia la ha llevado del localismo a la globalidad. O, lo que es lo mismo, de ser un zapato meramente inglés o centroeuropeo, a, manteniendo su origen y señas de identidad, ser más estético desde otras ópticas, como por ejemplo la mediterránea.

 

Alberto Martinez

 

Estrategias.- ¿De dónde viene Clarks?

 

Alberto Martínez.- Es una empresa familiar que nace de dos hermanos que tienen una fábrica de piel y comienzan fabricando zapatillas de estar por casa, las llamadas sleepers, que venían forradas de piel de carnero. Este es el origen de lo que diez años más tarde sería su primer zapato de calle y que llega hasta nuestros días.

 

Estrategias.- ¿Cómo ha evolucionado el sector en los últimos veinte años?

 

Alberto Martínez.- Lo que en los años 70-80 se llevaba era un zapato bonito para el salón y una zapatilla de deporte para estar cómodos. Esa dualidad ha desaparecido. Ahora, por ejemplo, en el caso de las mujeres un zapato, independientemente del tacón que lleve, debe ser tan cómodo como una deportiva.

 

Estrategias.- ¿La comodidad es vuestra filosofía?

 

Alberto Martínez.- La filosofía de Clarks ha sido siempre la comodidad en un 80% y dejando un 20% para las tendencias. En Europa vivimos de las tendencias de moda, por lo que la compañía ha ido evolucionando desde los ochenta para adaptarse a la demanda de los consumidores.

 

Estrategias.- ¿Cómo es el mercado español?

 

Alberto Martínez.- España es un país de tradición zapatera pero no “zapatista”. Es decir, hay mucha tradición en la fabricación del calzado y algunas empresas han desarrollado marcas muy buenas, pero al consumidor todavía le falta evolucionar. Los hombres siguen comprando pocos zapatos y son bastante inamovibles en sus gustos. Las mujeres rotan más de calzado por moda, pero compran mucho y de mala calidad.







Para leer el artículo completo consulta la edición en papel de ESTRATEGIAS nº 171.

 

 


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing