Onlineprinters mayo 2016
 

Las series de Netflix, ¿se saborean o se devoran?

Las series de Netflix, ¿se saborean o se devoran?
Viernes, 10 de junio 2016

Los suscriptores de Netflix en todo el mundo se atiborran a maratones con "Breaking Bad", "Orange is the New Black", "American Horror Story" y "The Walking Dead", y se dejan seducir con pausa por "House of Cards", "Narcos", "Bloodline" y "Homeland".

Los suscriptores de Netflix de todo el mundo están creando sus propias reglas en lo que a ver televisión se refiere. En lugar de consumir un episodio a la semana, nuestros suscriptores optan por hacer maratones de series: de media, una temporada entera por semana. Aunque hacer maratones es claramente el modelo que se impone, no todas las series se disfrutan de la misma forma. Hoy, Netflix presenta la "Medida de visionado", gracias a la cual podemos descubrir qué contenidos devoramos y cuáles saboreamos.

Netflix ha examinado el visionado de algunas de las series de televisión más populares en todo el mundo y ha descubierto que cuando los suscriptores se concentran en terminar una serie, la ven algo más de dos horas al día hasta finalizar la temporada. Al organizar las series de acuerdo a este dato de referencia, surgen patrones muy interesantes que oscilan entre historias muy vivas que se devoran y dramas más reflexivos que se saborean.

Series como Sense8, Orphan Black y The 100 te atrapan, asaltan tus sentidos y, tal como muestra la medida de visionado, resulta difícil dejarlas. Los elementos clásicos de horror y los thrillers apelan a lo más visceral, empujando la posición de series como The Walking Dead, American Horror Story y The Fall hasta el extremo de ser “devoradas”. Del mismo modo, parece que las comedias con sesgo dramático tipo Orange is The New Black, Nurse Jackie y Grace & Frankie estimulan nuestra imaginación, por lo que nos resulta fácil decir lo de "solo un capítulo más".

No debería resultar sorprendente que las tramas complejas, como las de House of Cards y Bloodline, se disfruten a un ritmo más pausado, ni que los espectadores se tomen su tiempo para apreciar los detalles de series ambientadas en épocas pasadas, como Peaky Blinders y Mad Men. Quizás resulte menos obvio el caso de comedias irreverentes como BoJack Horseman, Love y Unbreakable Kimmy Schmidt, pero el trasfondo social que alimenta su humor unido a unos personajes que además de entretenidos muestran defectos, fomentan el disfrute más comedido de estas series.

"Tal como muestra la Medida de visionado, la experiencia con una serie varía entre lo emocional y lo reflexivo", explica Cindy Holland, Vicepresidenta de Contenidos originales de Netflix. "La belleza de Netflix reside en el control para encontrar una serie que ver de principio a fin adecuada a tu estado de ánimo y en el momento que quieras, unido a la libertad de poder disfrutar de esa serie a tu ritmo, ya sea dejándote caer en el entramado de Bloodline o apurando al máximo con Orange is the New Black”.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing