Onlineprinters abril 2017
Sitges Next 2017
 

Michael Jordan recupera su nombre en China

Michael Jordan recupera su nombre en China
Martes, 31 de enero 2017

Todo empezó hará cosa de diez años cuando una marca deportiva china decidió empezar a comercializar zapatillas y ropa bajo el nombre de Qiaodan (pronunciado Chee-ow-dahn). Ningún problema pensaréis muchos, pero resulta que "Qiaodan" es "Jordan" en chino.

Además de bautizar sus productos con el nombre de "Qiaodan" ("Jorda" en chino), esta marca deportiva china registró un logo y empezó a fabricar calzado que era una calca de las Air Jordan que Nike fabrica desde hace años. Y, cuando comparas una Jordan 7 o una Jordan 11, la única diferencia entre las Air Jordan y las Qiaodan son el logo, por supuesto el precio, y suponemos que también los materiales. La guerra estaba servida.

¿Quién es Qiaodan Sports?

Se trata de un negocio familiar fundado en la provincia del sur de Fujian. Registraron la marca allá por 2006 y ya en 2012 Jordan los demandó argumentando que habían atentado contra su marca legal. Sin embargo, en aquel momento las cortes chinas le dieron la razón a Qiadoan Sports y estos siguieron comercializando sus productos.

Un proceso largo y tedioso

Pero Michael Jordan no se rindió entendiendo que si nada cambiaba cualquier otra marca de cualquier otro país podría hacer lo mismo. Si por el contrario el gobierno chino le daba la razón, teniendo en cuenta antecedentes pasados con otras marcas, nadie en su sano juicio se atrevería a intentar algo parecido.

Es importante entender que hablamos de un país donde, como todo el mundo sabe, las copias están a la orden del día. Otras marcas de renombre como Apple o Tesla Motors llevan años luchando contra marcas chinas que copian sus productos de la manera más descarada.

Por eso, tal como coinciden muchos expertos, la decisión que acaban de tomar las cortes chinas con respecto a Jordan puede sentar las bases para que otras marcas que sufren situaciones similares puedan emprender acciones legales parecidas.

¿Y ahora qué?

Jordan ha ganado la batalla, pero de nuevo muchos expertos coinciden en afirmar que la guerra sigue ahí. La sentencia no resulta un golpe demasiado duro para los falsificadores, de hecho a día de hoy no se han anunciado multas lo que significa que el que decida intentar algo parecido en los próximos meses sabe que más allá de los costes legales en los que tenga que incurrir si decide avanzar en el proceso, no tendrá que pagar nada más. Una empresa china especializada en propiedad intelectual afirmaba recientemente que a no ser que las próximas sentencias vayan acompañadas de multas considerables, el efecto será mínimo.

Sin embargo, Jordan, al que como bien sabemos, dinero no le falta y orgullo tampoco, ya ha anunciado que seguirá reclamando daños y prejuicios a Qiaodan Sports en la corte de Shanghai y nadie se atreve a descartar que con el tiempo no consiga otra sentencia favorable.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing