Samsung abril 2019
 

Hablando de feminismo

Hablando de feminismo
Martes, 14 de mayo 2019

¡Madre mía! La cantidad de definiciones, modificaciones y adjetivaciones que se han dado en estos últimos días del término "feminismo". Hemos oído de todo: feminazi, feminismo liberal, feminismo radical, feminismo posmoderno y no sé cuantos adjetivos más se han añadido a la palabra.

Este aluvión de nombres para referirse al movimiento feminista y que se esté utilizando como arma política es algo que no se entiende. Bueno, sí, dado que las mujeres somos el 52% de la población en España, claro que se entiende.

Pero vamos por partes. Si definimos la palabra feminismo, vemos que NO es lo contrario a machismo. El feminismo es el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. Es un movimiento histórico que lucha por la realización efectiva de estos derechos.

Dicho esto, yo creo que todos deberíamos ser feministas, porque todos deberíamos creer en la igualdad de derechos y oportunidades. ¿Cómo una población que, actualmente, tiene problemas de brecha salarial, dificultades de acceso a los puestos directivos para mujeres, problemas de acoso sexual y la terrible lacra de violencia de género no va a estar de acuerdo? Seríamos una sociedad con un grave problema.

Y ahora vienen los adjetivos que le ponen. Empecemos por el cambio de la propia palabra feminismo por "feminazi". Honestamente, no entiendo que unamos la palabra "nazi" al feminismo. Es lo mismo que decir "machismo igualitario": no tiene ningún sentido. Y nos podríamos poner a discutir los distintos significados. De hecho, hasta la RAE ha definido este acrónimo de la siguiente manera: "unión de feminista+nazi que se utiliza con intención despectiva, con el sentido de feminista radicalizada". Pero yo realmente me niego a hacerlo. Simplemente, no quiero ni oir la palabra nazi unida a la palabra feminismo, no hay nada más alejado de la realidad.

Y ahora entremos en las distintas denominaciones: "feminismo liberal". Podríamos definirlo, de alguna manera, por apostar por la capacidad de las propias mujeres para mantener su igualdad a través de sus propias acciones y decisiones. Está en lograr la igualdad a través de las reformas políticas y sociales. ¿Y el "feminismo radical"? Pero, ¿puede haberlo? ¿No es un claro contrasentido con la propia definición de feminismo? Ya sé, ya sé, que hay por ahí muchas ideas que circulan acerca que se está radicalizando el feminismo y que incluso los hombres están empezando a cuestionarse estos temas y considerarlo casi como peligroso.

Pero yo soy feminista con todas las palabras, y lo soy porque hay que intentar corregir muchas cosas que una sociedad democrática no puede permitirse, porque tenemos aún muchas asignaturas pendientes. Estoy francamente orgullosa de todos los movimientos que han confluído en el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, por la que ya por dos años consecutivos hemos salido miles de mujeres a la calle, con un solo lema en común, sin distinción de edad y, aunque se hayan empeñado en ello, sin distinción política. Hemos sido un referente mundial, y lo que más me enorgullece es ver la cantidad de hombres que han estado también presentes. Ojalá no nos de vergüenza a todos decir alto y claro: "Sí, yo soy feminista"


Grupo Control