Samsung abril 2019
 

¿Quién es el valiente que compra un coche?

¿Quién es el valiente que compra un coche?
Lunes, 18 de marzo 2019

El otro día leía que la patronal de fabricantes de coches denunciaba ante la Comisión Europea el proyecto de ley autonómica que prohibirá la venta de coches diésel en 2025 y gasolina en 2035, y que incluso va más allá de la ley estatal que fija 2040 como fecha límite para combustibles fósiles. Esto me hizo reflexionar sobre las noticias e incertidumbres que genera el sector automovilístico desde hace meses.

El sector automovilístico se enfrenta a la mayor revolución de los últimos 50 años y no podemos olvidar que representa el 10% del PIB y es uno de los grandes motores de la economía española. Pero para poder entender lo que pasa, hay que retroceder a septiembre de 2015: el `dieselgate´, el gigante de la automoción, Volkswagen, había utilizado en Estados Unidos un software que alteraba los resultados de emisiones de óxido de nitrógeno. Posteriormente se descubre que también lo hicieron en Europa. A la par otras marcas del sector han sido investigadas, con resultados que han generado una incertidumbre que afecta a toda la industria y de la que ninguna marca parece ser víctima. Entonces las administraciones declaran la guerra a la tecnología diésel y a los combustibles fósiles; las medidas anteriores eran insuficientes, fácilmente evadibles, así que había que ser más agresivos y contundentes:

  • Ámbito europeo: Desde el 1 de septiembre de 2018 está vigente el standard WLTP (procedimiento mundial armonizado para ensayo de vehículos ligeros). Es un protocolo más realista en la lectura de resultados, obliga a los fabricantes a reducir consumos y emisiones con motores más eficientes. Para el consumidor implica un incremento en costes de matriculación y en el precio del vehículo por las innovaciones que los fabricantes deberán implementar.
  • Ámbito nacional: El proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética prohibirá, a partir de 2040, la matriculación y venta de vehículos con emisiones directas de CO2. Además, emplaza a los ayuntamientos con más de 50.000 habitantes que para antes de 2023 deberá haber zonas de bajas emisiones.
  • Ámbito autonómico: Como Baleares son varias las Comunidades que tienen leyes en esta materia que complementan la ley nacional.
  • Ámbito municipal: Algunos ayuntamientos han aplicado medidas para reducir el tráfico y por tanto las emisiones. Madrid Central: 472 hectáreas con tráfico restringido para aquellos vehículos que no cumplan ciertos requisitos. Barcelona cuenta desde 2016 con las superillas (trazados urbanos que favorecen a peatones y bicicletas). Otras ciudades europeas ya cuentan con medidas para mitigar el tráfico urbano privado en el centro de las ciudades.

2018 cierra con un incremento global del 7% en la venta de automóviles, pero casi todas antes de la entrada en vigor de la normativa WLTP. El dato del diésel es demoledor: los peores en 20 años. Solo el 30% de las ventas son diésel y hace solo 2 años eran el 70%. Las marcas invierten miles de millones en investigación de tecnologías más limpias, pero no pueden adaptarlas en el corto plazo y la incertidumbre regulatoria y tecnológica podría provocar el cierre de factorías con el consiguiente drama social.

Los mensajes emitidos por las autoridades provocan incertidumbre en la ciudadanía y la consiguiente caída en la intención de compra del diésel a pesar de las ofertas por acumulación de `stock´. Hay que mejorar la calidad del aire que respiramos y la emisión de CO2 de los vehículos es uno de los grandes responsables, pero si las medidas no se ejecutan con criterio, responsabilidad y plazos adecuados, los resultados pueden ser graves para la economía española.


Grupo Control