Youtubers: del "maquíllate, maquíllate" a la vida de Ryan

Youtubers: del 'maquíllate, maquíllate' a la vida de Ryan
Viernes, 01 de febrero 2019

Lo de los `youtubers´ empieza a rayar lo ridículo. Hace poco saltaba la noticia: según la revista Forbes, en 2018 el `youtuber´ mejor pagado ha sido un niño de 7 años que se ha embolsado, nada más y nada menos, que 22 millones de dólares.

Se llama Ryan, su canal en YouTube se llama Ryan Toys Review (de acuerdo, en el nombre mucho no se ha esforzado) y cuenta con 17 millones de seguidores. Lo más increíble de todo es que en el susodicho canal el bueno de Ryan se pasa el rato probando juguetes de todos los tipos y tamaños aunque en más de una ocasión ha confesado que sus favoritos son los Legos. Para más inri, en esos mismos videos aparecen el resto de la familia como secundarios, principalmente su padre, al que no sabemos si le pasa un porcentaje de las ganancias porque en algunos de ellos casi tiene más protagonismo que el propio Ryan.

Forrándote mientras juegas en casa

Realmente el mundo en el que vivimos dista mucho de ser un lugar lógico y predecible. Un servidor se ha pasado los últimos tres o cuatro días echándole un vistazo a los vídeos de Ryan más visitados (algunos a velocidad rápida, lo admito) y resulta espectacular que alguien pueda ganar ese dinero jugando con su padre a Nerf (la que lían con unas metralletas de esa marca es de órdago), reseñando un T-Rex a pilas y con mando a distancia, un chiquipark de dimensiones considerables o una bici de las de toda la vida. Es cierto que de vez en cuando utilizan algún elemento visual o sonoro para darle más empaque a la filmación, y también hay que admitir que en momentos puntuales la química entre padre e hijo es aceptable, pero de ahí a tener 17 millones de seguidores, dista mucho. Muchos pensaréis que no soy el `target´ al que van dirigidos esos vídeos y ciertamente tenéis razón, pero tengo una hija de 9 años que sí es `target´ y tras enseñarle un par de ejemplos, tampoco supo decirme donde estaba la gracia.

Sea como fuere, este reportaje no se ha pensado como crítica así que voy a dejar mis valoraciones personales para otro momento. El hecho irrefutable, y eso es lo que importa, es que en el siglo XXI, alguien puede hacerse multimillonario reseñando juguetes por YouTube, el resto, como diría aquel, “son paparruchas”. Y no sólo eso porque Ryan también ha conseguido su propia línea de juguetes y `merchandising´ y grandes superficies como Walmart no han perdido el tiempo y ya la comercializan.

¿Quién le sigue en el ranking?

Pero como bien sabemos el universo YouTube da para mucho y tras el amigo Ryan encontramos varios otros “youtubers” que como se diría en la jerga habitual “también la petan”. Veamos: en el puesto 2 aparece el archi conocido Jake Paul, rubiales nacido en Cleveland (Ohio) que de vez en cuando también se gana unas perrillas como actor. En 2018 Paul se ha hecho con 21,5 millones de dólares y 17,6 millones de suscriptores.

En tercer lugar encontramos a Dude Perfect, o lo que es lo mismo: 5 colegas (Coby and Cory Cotton, Garrett Hilbert, Cody Jones y Tyler Toney) que vendrían a ser la versión más moderna posible del término malabarista y cuyo secreto está en realizar todo tipo de trucos con objetos tan mundanos como botellas de agua, rollos de papel de cocina o el que es probablemente su trademark, las pelotas de ping pong ¿Sabéis cuanto se embolsaron el año pasado por realizar piruetas de semejante factura? 20 millones de dólares.

En cuarta posición aparece el que en 2017 ocupaba el primer puesto: DanTDM, un gamer británico especializado en Minecraft que reúne a casi 21 millones de suscriptores frente a la pantalla que le siguen mientras el juega y juega de forma casi ininterrumpida. Sus ganancias en 2018 llegaron a los 18,5 millones de dólares.

El top 5 se completa con Jeffree Star, cofundadora de Jeffree Cosmetics y reina del maquillaje desde los tiempos de Myspace. El año pasado se llevó 18 millones de dólares aunque los expertos aseguran que su marca de productos cosméticos supera los 100.


Grupo Control