exaprint dic 2017
Publips Serviceplan diciembre 2017
 

Reconocimiento facial: un sinfín de muecas y posibilidades

Reconocimiento facial: un sinfín de muecas y posibilidades
Lunes, 16 de octubre 2017

Más allá de la espectacularidad que caracteriza las presentaciones de Apple, lo más significativo del nuevo iPhone, aparte de un precio que tumbará a más de uno (sobre los 1.300 euros para el modelo de 256 gigas), es sin duda el reconocimiento facial del que hace gala.

Numerosos profesionales del sector tecnológico llevaban meses haciendo conjeturas acerca del nuevo iPhone y todo lo que aportaría al sector de los smartphones. Se hablaba de diseño, tamaño, procesador, pantalla OLED y tantas cosas más pero, tras la presentación acontecida en el recién estrenado Steve Jobs Theater, lo más llamativo del iPhone X parece que va a ser el reconocimiento facial que servirá, entre otras muchas cosas, para ponerlo en marcha, sustituyendo al que hoy ya parece obsoleto Touch ID.

Facial Recognition, más allá de los animojis

Las presentaciones de los iPhones siempre esconden alguna sorpresa que va más allá de lo puramente tecnológico y que termina por robarle todo el protagonismo al resto de características que conforman el aparato propiamente dicho. En esta ocasión ese protagonismo tiene nombre propio: hablamos de los Animojis, o lo que vendría a ser en castellano, emoticonos animados. La idea es tan sencilla como revolucionaria. Se trata de emoticonos en tres dimensiones que cobran vida a partir de las muecas que cada uno de nosotros pueda hacer. A partir de ahí, el reconocimiento facial incorporado al iPhone recoge esas muecas y las traslada al emoticono que cobra vida y se convierte en tu alter ego.

Ni que decir que esos animojis serán en breve las estrellas absolutas de WhatsApp y tantos otros servicios de mensajería. Pero más allá de los emoticonos animados, que para algunos serán un divertimento sin fin mientras que para otros solo constituyen una perdida de tiempo más dentro del universo cibernético, lo que sí parece realmente interesante desde el punto de vista de la comunicación y el marketing son las posibilidades que esconde el reconocimiento facial en cuanto a lo que las marcas pueden hacer a través de él a la hora de comunicarse con sus consumidores potenciales.

Enorme potencial

Estamos hablando de una tecnología que está en pañales. De hecho, durante la presentación hubo un pequeño momento de crisis cuando uno de los ingenieros de Apple puso en marcha el dispositivo y este no lo reconoció de inmediato. Apple rápidamente desmintió que hubiera ocurrido pero lo cierto es que, como acostumbra a pasar cuando algo tan novedoso se introduce por primera vez, alguna que otra piedra, por pequeña que sea, aparece en el camino. A pesar de ello, son ya algunas las marcas que han mostrado muchísimo interés por la nueva joya del iPhone.

Por ejemplo, una de las primeras posibilidades que ofrece el reconocimiento facial es la capacidad que puede llegar a tener a la hora de estudiar el modo en que la gente responde a los anuncios, cuanta atención le prestan a un comentario que aparezca en las redes sociales o durante cuanto rato miran realmente un video en YouTube.

Sin embargo, lo que aún no está en absoluto claro es, por una parte si Apple permitirá que las marcas puedan utilizar ese reconocimiento facial para su beneficio y en segundo lugar, desde el punto de vista legal, no parece claro que esas mismas marcas puedan aprovecharse de esa tecnología para obtener esa clase de información.

Digamos pues que las posibilidades están ahí, la tecnología es real y aparentemente funciona. A partir de ahí el resto habrá que irlo desmenuzando poco a poco. Seguiremos atentos.


Grupo Control