Oblineprinters diciembre 2016
 

Remo deja de asistir al Festival de Publicidad El Sol

Jueves, 15 de abril 2004

Reproducimos la carta enviada bajo el título de "AGUR DONOSTI"

"Nos vamos, posiblemente para no volver. 

Adiós a la Concha, adiós al Bataplán, adiós a Arzak, adiós al Kursaal.

Sí, es triste, pero tenemos que ser consecuentes con nuestros principios.

La decisión ha sido muy dolorosa de tomar, no hace falta que  lo juremos. 

Ya desde nuestro nacimiento el Festival de Publicidad de San Sebastián ha ido íntimamente unido a la historia de Remo. 

Nuestro palmares en él así lo atestigua: 1 Gran Premio de televisión, 2 Grandes Premios de radio, 1 Premio Especial a la mejor campaña en cine, 1 Premio Especial a la mejor campaña en exterior, 2 Grandes Premios de los Periodistas, 10 Soles de oro, 13 de plata y 8 de bronce. Una trayectoria culminada en Junio de 2002 con la consecución de la mayor recompensa posible; ser nombrada Agencia del Año. 

Pero los hechos acaecidos recientemente nos han conducido inexorablemente a

tomar tan drástica decisión

Hace un año, por razones más de índole comercial  y política que profesional, el Comité Ejecutivo de la  AEAP decidió unilateralmente, sin consultarlo previamente con las agencias asociadas, cambiar el rumbo de este festival tan nuestro y transformarlo en algo que no se sabe muy bien qué es.

Nosotros, ya lo manifestamos entonces notoria y públicamente, no entendimos el cambio. Sobre todo habiendo mantenido la postura desde nuestro nacimiento de que era urgente y necesario simplificar el mapa de festivales; que con un certamen nacional y otro internacional de referencia sería más que suficiente para diagnosticar la calidad del trabajo. 

Si nunca habíamos presentado piezas ni al Fiap, ni a los Épica, ni a los Laus, ni a los Cresta ni a los Clio, ni a Londres, ni a Nueva York ni a ninguno de los cientos de festivales clónicos que inundan este narcisista mundo, no encontrábamos ninguna razón para hacerlo ahora en el nuevo y desvirtuado San Sebastián .

No obstante, dado el cariño que le teníamos, -incluso por encima de las discrepancias con el equipo gestor de turno-  dimos un margen de confianza para seguir la evolución de los hechos.

Este año nuestras dudas se han visto ampliamente confirmadas y acrecentadas con el  giro dado hace unas semanas por la propia AEAP  en una asamblea general marcada por la política de pasillos, las verdades a medias, los pactos secretos y las componendas 

En ella se han adoptado unas medidas que, a nuestro juicio pueden convertir lo que pretendía ser una asociación de todos en un mero lobby de los grandes macrogrupos publicitarios. Una estructura  que, arrogándose una falsa representatividad, perpetúe las injusticias y desequilibrios existentes en el sector.

El cambio de estatutos  de la asociación se ha hecho de una manera tan sibilina que no es posible la marcha atrás. Todo está atado y bien atado. En el futuro los únicos que tendrán suficiente poder ?votos-  para cambiar las cosas son precisamente los que ya detentan el poder. No hace falta decir como se le llama en otros ámbitos a eso.

Si la filosofía a partir de ahora es, como se ha aprobado, que la importancia y el peso y los votos de una agencia en el seno de la AEAP  dependen de su cifra de facturación , mucho nos tememos lo que puede ocurrir  cuando esta manera de pensar se lleve al Festival ¿Tendrán también derecho a más o menos premios las agencias dependiendo de su tamaño? ¿Tardará mucho en crearse el Gran Sol al Network del Año?

No es esa  desde luego nuestra manera de pensar, seguiremos creyendo siempre que la opiniones de todos valen exactamente lo mismo . Que una agencia vale lo que valen sus ideas. Ya sea grande, mediana o pequeña. Pertenezca o no a un gran holding multinacional.

Entendemos la AEAP como órgano de representación y defensa de absolutamente todos. Un foro transparente en su toma de decisiones  No un lugar  donde practicar conspiraciones florentinas ni desarrollar ambiciones personales.

Iniciamos por ello en este momento un proceso de reflexión sobre nuestra continuidad o no en la AEAP que no sabemos donde nos conducirá. 

Ni siquiera sabemos si vamos a tener compañeros de viaje o si, como en otras ocasiones, lo haremos solos.

Pero, por lo pronto, está claro que nos impide asistir a nuestro amado y perdido Festival de  Donosti.

Máxime cuando su única función actual  parece ser, en vez de incentivar la creatividad  publicitaria española, recaudar fondos para financiar la actividad de una asociación cuya orientación cuestionamos  profundamente.

A todos  los que, aun así, sigan yendo a San Sebastián solo desearles suerte.

Y  que disfruten tanto como nosotros hemos disfrutado de sus maravillosos pintxos..

La gente de Remo".


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing