Parafina noviembre 2018
 

Si no te gusta la publicidad, te gusta Snoop

Si no te gusta la publicidad, te gusta Snoop
Miércoles, 16 de mayo 2018

Adaptarse a los tiempos siempre ha sido prioritario para Snoop, una agencia que ha entendido desde sus inicios que la publicidad de toda la vida no gusta, todo lo contrario. El consumidor quiere ser entretenido, pasárselo bien, conectar con las marcas más allá del mensaje unidireccional de toda la vida.

Ctrl. Ctrl. Habladnos de los inicios de Snoop. ¿Qué os llevó a montarla?

D. Campmany. La razón principal por la que montamos nuestra agencia es que nos dimos cuenta de que a la gente ya no le gustaba la publicidad. Y aunque parezca una contradicción, vimos claramente que era una oportunidad para nosotros.

X. Galbis. Era el momento de montar algo distinto. Lo cierto es que en DDB estábamos bien pero poco a poco íbamos viendo que el cuerpo nos pedía otra cosa.

D. Campmany. Y la gente también. Porque estaban cansados de “tragarse” la publicidad convencional.

X. Galbis. Empezaba a surgir en todo su esplendor el online y entendimos todo el potencial que escondía. Nos parecía que necesitábamos más flexibilidad, más agilidad y libertad para hacer lo que creíamos que era mejor para las marcas.

D. Campmany. Queríamos pasar de molestar a entretener. Y teníamos muy claro que para conseguirlo necesitábamos hacerlo desde nuestra propia agencia.

Ctrl. En los inicios, ¿qué fue lo más complicado?

D. Campmany. Conseguir el primer cliente, sin ninguna duda. Puedes tener un buen discurso, una buena bobina, incluso buenos contactos. Y crees que te vas a comer el mundo, pero la realidad es algo distinta: les gusta lo que ven, pero el mensaje viene a ser un poco “me encanta lo que me estáis enseñando. Que os vaya muy bien”.

Ctrl. ¿Y recordáis cuál fue ese primer cliente?

X. Galbis. La verdad es que no. Lo que sí recuerdo es nuestra primera acción de new business. Queríamos regalar jamones a todos nuestros contactos por Navidad, pero como sólo teníamos presupuesto para uno, les mandamos una Polaroid con el jamón y nuestro teléfono. El primero que llamó se llevó el jamón.

D. Campmany. Recuerdo que llamaron unos diez o doce. El  primero fue una marca de alimentación. Se llevó el jamón pero nunca llegamos a trabajar con ellos (risas). Les hicimos la presentación, pero ahí se quedó.

Ctrl. Snoop lleva ya muchos años dando guerra, ¿de qué modo ha evolucionado la agencia?

D. Campmany. Lo cierto es que nos hemos dejado llevar un poco. Antes las agencias marcaban mucho y hasta te diría que iban por delante de la gente, mientras que hoy en día es el consumidor el que te marca el camino y tú como agencia eres el que te adaptas. En ese sentido creemos que hemos hecho un buen trabajo en ese proceso de adaptación. Somos capaces de hablar como habla la gente, comunicar como se comunica la gente. Hemos evolucionado hacia donde debíamos evolucionar.

X. Galbis. También hemos tratado de construirnos una personalidad. Un estilo que nos define. Para ello es imprescindible tener un equipo comprometido. Y nosotros lo tenemos.

D. Campmany. Sí. Te diría que todo eso nos ha ayudado a crear una marca, un sello con el que se nos identifica. La gente reconoce nuestro estilo y eso nos parece muy importante teniendo en cuenta la enorme competencia que existe en el sector.

L. García. Creo que la agencia ha evolucionado y se ha alineado con el mercado. Nuestro trabajo es solucionar problemas de marketing, de ventas, de imagen, etc. Lo seguimos haciendo, pero ahora tenemos una visión más amplia, más de entender el mercado, de saber donde estamos y de aportar más valor a los clientes que el que da una campaña.

Ctrl.¿Tuvisteis claro desde el principio que no queríais una agencia al uso o fueron los clientes los que os llevaron por ese camino?

X. Galbis. Lo teníamos claro, pero es verdad que esto es cosa de dos. Sin clientes no hay agencia. Sin gente que se atreva, no hay campañas distintas. En nuestro caso, nuestros trabajos para Primavera Sound o Movistar son buenos ejemplos.

D. Campmany. Recuerdo una frase que decía alguien, no recuerdo quien: “Cada cliente tiene la agencia que se merece”. Me parece una gran verdad y por ende, cada agencia tiene los clientes que se merece.

Ctrl. El hecho de haber nacido independientes y seguir siéndolo, entiendo que tiene más ventajas que desventajas, ¿no?

D. Campmany. Debería, pero no siempre es así. Creo que para la mayoría de marcas es mejor trabajar con agencias independientes, pero a veces para nosotros es más complicado llegar a estos clientes siendo independientes. Es un poco contradictorio.

L. García. Al fin y al cabo, las agencias también somos marcas. Y muchas veces los anunciantes compran marcas más notorias, más grandes y que creen que tienen mas recursos. Nuestra estrategia pasa por demostrar talento y compromiso con nuestros clientes.

Ctrl. La sensación, cuando uno entra en vuestra web es que hacéis de todo menos publicidad convencional, ¿sería acertada tal afirmación?

D. Campmany. No del todo. Hacemos lo que creemos que debemos hacer en cada momento. Y algunas veces eso nos lleva a hacer publicidad convencional. Si en cambio pensamos que el mejor camino es otro, lo tomaremos. En Snoop hemos hecho cortometrajes, videoclips, un videojuego, hemos montado festivales de música, de surf, de realidad virtual, hemos producido varios discos, eventos… El spot, la prensa y el banner se nos presupone.

Ctrl. Precisamente, esa es la otra sensación con la que me quedo: que siempre buscáis dar un paso más, romper moldes, saliros de lo habitual. ¿Creéis que es la manera de llegar a un consumidor cada vez más saturado de publicidad convencional?

X. Galbis. Lo que tenemos claro es que hagamos lo que hagamos debe responder a una estrategia sólida y enfocada a objetivos. Y ese es otro de los pilares de Snoop, una base estratégica potente que sea capaz de responder a las necesidades de cada marca.

D. Campmany. Existen muchas maneras de llegar al consumidor. Lo puedes machacar a GRP’s o te puedes colar en todos sus dispositivos, pero también puedes llegar a ellos ofreciéndoles experiencias que gusten y entretengan. Si tenemos que elegir, por supuesto que nos quedamos con esta segunda opción.

L. García.  Los nuevos canales enriquecen el mercado. Se crean más oportunidades, pero también hay más ruido mediático y cuesta más llegar y dejar huella. Nos lo plantemos como seducir versus informar.

Ctrl. Otro punto fuerte que percibo es vuestra apuesta clara por los eventos. Entiendo que es un formato que permite establecer relaciones duraderas con los consumidores. ¿Estoy en lo cierto?

X. Galbis. Hablábamos antes de la irrupción de todo lo digital, de la importancia de las redes sociales, de estar en los dispositivos de la gente, etc…, y eso está muy bien. Pero las marcas también deben entender que relacionarse con los consumidores es fundamental. Si cada vez es todo más digital, es el momento de reforzar las experiencias físicas.

L. García. Los eventos y el marketing relacional son oro. Conseguir que tu target conozca tu producto, lo toque, lo pruebe y se lo pase bien con él convierte posibles clientes en embajadores de la marca. Además, las redes sociales hacen de multiplicador de las experiencias. No hay nada mejor para creer en las bondades de un producto que te las explique otro consumidor.

Ctrl. Algunas de vuestras producciones para festivales tipo Primavera Sound o lo que habéis hecho recientemente para la Sala Apolo os han permitido abordar producciones muy ambiciosas con un resultado final sobresaliente. ¿Resulta complicado este tipo de producciones cuando imagino que el presupuesto puede llegar a ser algo limitado?

Puedes leer la entrevista completa en el número de mayo de la revista Ctrl Control Publicidad


Grupo Control