Onlineprinters mayo 2016
 

Stanley Bendelac, Premio a la Mejor Trayectoria Profesional

Viernes, 11 de abril 2008


Recibió el premio en el marco del XI Festival “Jóvenes Tocados por la Publicidad”, organizado por los alumnos de la Universidad Antonio de Nebrija

    

Stanley Bendelac ha recibido, de manos de los alumnos de quinto curso de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad Antonio de Nebrija, el Premio a la Mejor Trayectoria Profesional en el ámbito de la publicidad. Este galardón viene a reconocer los más de 35 años que Bendelac ha dedicado al mundo de la publicidad, un sector en el que, según comenta, “lo que cuenta son las personas y las ideas”.

“El sector de la publicidad es duro y los éxitos efímeros. Por ello estoy agradecido a esta profesión, que me enseñó que cuando estás en la parte inferior de la curva sinusoide, nunca debes tirar la toalla. Y ésta es una de las mejores lecciones que he aprendido en la vida”, comenta Bendelac.

Diplomado en Empresariales por HEC (Hautes Etudes Commerciales) de París, Bendelac fundó Delvico en 1970, con tan sólo 29 años. En ese momento tenía tan sólo un cliente, Citröen, que lo fue durante más de una década. “Fueron once años de un trabajo espléndido que me devolvió mucho más de lo que habría podido esperar”, ha llegado a comentar Bendelac sobre su relación con este cliente. En 1985 vendió su agencia al Grupo Bates, con lo que Bendelac se incorporó a Bates Worldwide, donde ocupó varias posiciones internacionales, fundó o reorganizó agencias publicitarias en el mundo entero y trabajó para clientes como Mercedes-Benz, Henkel, Gallina Blanca, DIA, Sanitas…

Padre de grandes campañas de publicidad como “Hacienda somos todos” o “Libertad sin ira”, que propuso el creativo Rafael Baladés cuando trabajaba en Delvico, Bendelac trabaja actualmente como conferenciante, asesor y consejero independiente. Autor de “Nunca tires la toalla”, Bendelac relata en este libro quince historias del mundo de las multinacionales de publicidad que transcurren en Madrid, Barcelona, Helsinki, Lisboa, Miami, Nueva York, Johannesburgo, París, Buenos Aires o Londres. Es un libro en primera persona, en el que Bendelac imparte sus enseñanzas y recuerdos en clave humanista.

Para Stanley Bendelac existen, al menos, 7 reglas de oro para aplicar no sólo al mundo de la publicidad sino también a todas las esferas de la vida:

• Ser auténtico vende

• Lo importante no es cómo caes, sino cómo te levantas

• Hay que saber reconocer cuándo hay una oportunidad. Y, sobre todo, nunca, nunca, dejarla pasar.

• No dejes las decisiones difíciles para el último momento

• La brillantez de una idea nunca debe ganar la partida al análisis riguroso de los pros y de los contras.

• Lo importante es vislumbrar la oportunidad que se deriva de un problema.

• Cuando estás en un momento en que te la juegas y tu razón no sabe aconsejarte, deja que tu intuición funcione. Haz caso a las emociones.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing