Onlineprinters agosto 2016
 

¿Una escalera de avión en la oficina? Bienvenidos a El Cuartel

¿Una escalera de avión en la oficina? Bienvenidos a El Cuartel
Viernes, 13 de mayo 2016

La agencia de creatividad El Cuartel crece e inaugura su nueva oficina de Málaga. Inspirada en un aeropuerto militar, el nuevo espacio de trabajo tiene como eje central una escalera de embarque de pasajeros de avión que sirve para comunicar dos plantas.

La nueva oficina de la sede de Málaga de la agencia El Cuartel tiene como elemento central una escalera de embarque de pasajeros de avión con un tractor motorizado. Se trata de una pieza original que ha sido restaurada y adaptada y que, con sus 6.000 kilos de peso, se erige como camino de unión entre las dos plantas de este espacio de trabajo. Para poder ubicar esta escalera motorizada dentro de la oficina hubo que romper la puerta principal, ya que las dimensiones del camión no permitían su entrada.

La inspiración llegó cuando la fundadora y directora de la agencia, Pilar Ruiz-Rosas, decidió alterar los conceptos habituales y no construir una escalera de obra, ni de madera. Debía ser un elemento escultural y para ello nada mejor que romper moldes. Descontextualizar una pasarela que hasta ahora solo se había utilizado en exteriores y en entornos de aeronaves y desarrollar todo el proyecto en relación a este elemento constructivo. Generar así una oficina funcional e innovadora, única a nivel mundial.

En esta original oficina trabajan 28 empleados en 300m2 distribuidos en dos plantas. En la planta baja, de 4 metros de altura, pueden verse los sistemas de conducción por el techo, las vigas de cemento y los paneles verticales de metal reticulado que aportan un aspecto que recuerda expresamente a un hangar de aeropuerto donde cada departamento y despacho está, además, numerado.

Al subir la escalera, que está situada en el centro, se accede a un espacio de trabajo peculiar donde las paredes curvas imitan el fuselaje de un avión provisto con sus ventanillas. A través de las puertas, también en formato curvo, se accede a los despachos de los creativos, ordenados a modo de cabinas de pilotaje: cada una es su centro de mando.

El proyecto está concebido apostando por despachos abiertos perfectamente organizados y en convivencia con espacios comunes diáfanos y muy acogedores pensados para conectar a los trabajadores, reunirse e intercambiar ideas, generando una mayor colaboración y sensación de apertura. El mobiliario, en blanco y madera natural, compone un espacio íntimo que favorece la concentración.

Dos salas son utilizadas en El Cuartel como centro de operaciones comunes. La Sala La Alcazaba, con capacidad para 10 personas, y que tiene como protagonista principal dicho monumento, el más antiguo de la ciudad. La estancia se caracteriza por sus vistas, por la luz natural que la inunda y por el toque minimalista y contemporáneo que define a todo el edificio. Y la Sala El Bunker, a la que se accede a través de una puerta corredera “de seguridad”. En ella encontramos un espacio para reunirse sin ventanas, sin sonido, con paredes de cemento, luz con focos de interrogatorio y un mapa en una mesa central, que hace las veces de ruta de maniobras, al más puro estilo militar. Tiene capacidad para 16 personas y cocina office integrada y el relieve del forjado de la pared de cemento y las luces rasantes LED le aportan un clima íntimo de cooperación y compromiso.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing