Truyol octubre 2019
 

El reto de la RSC en los medios de comunicación

El reto de la RSC en los medios de comunicación
Lunes, 10 de junio 2019

Tanto si informan como si entretienen, o incluso cuando hacen las dos cosas al mismo tiempo, los medios de comunicación configuran nuestra visión del mundo. Por eso tienen una responsabilidad añadida en la lucha por alcanzar una economía sostenible en el futuro. Naciones Unidas, la Unión Europea, y España en particular, se han propuesto alcanzar este objetivo de manera contundente.

Mientras el resto de empresas tienen un claro impacto ambiental (“footprint”), los medios de comunicación tienen además un “brainprint” o efecto en la manera en que la sociedad entiende el mundo. Por eso es importante que el sector empiece ya a desarrollar herramientas que ayuden a alinear mejor la industria con los objetivos de sostenibilidad. Porque otra cosa que diferencia al sector media del resto es que los gobiernos que se vayan sucediendo van a tener complicado regular el sector de los medios de comunicación, al menos en lo que se refiere a sus contenidos, porque si así lo hicieran debilitarían pilares básicos del modelo democrático. Por todo ello, frente a los modelos de intervención directa, la autorregulación es el mejor camino, y el que más garantizará la preservación de la libertad de expresión.

Hay un campo casi completo para la autorregulación que tienen que llevar al sector a poder medir, comparar y valorar datos concretos que afectan a cómo entenderán el mundo los consumidores y los productores: mecanismos para garantizar la independencia en la creatividad de contenidos, la presencia de valores en los contenidos como diversidad o pluralidad de creencias, la responsabilidad de la publicidad emitida, o la formación en valores de la ciudadanía. Estos aspectos definirán campeones y rezagados en la carrera por alcanzar los objetivos de sostenibilidad, y muy probablemente eso influirá en su capacidad de financiación.


Grupo Control