Oblineprinters diciembre 2016
 

"Pronto podremos recrear el alma con VFX"

'Pronto podremos recrear el alma con VFX'
Miércoles, 12 de febrero 2014

Charlamos con Stephen Pepper, brillante fichaje de la productora The Ambassadors y responsable de los efectos visuales de "Iron Man", "District 9" e infinidad de spots.

Hablar de The Ambassadors significa hablar de una de las productoras más creativas e innovadoras del panorama cinematográfico. Efectos visuales, edición, sonido, diseño, animación; sea cual sea la necesidad esta compañía con base en Amsterdam, cuenta con algunos de los mejores expertos. Si con eso no fuera suficiente, en octubre del pasado año incorporaban a su ya de por si espectacular nómina a Stephen Pepper, creador entre otros, de los efectos visuales de la trilogía de "Iron Man" y "District 9", además de infinidad de series
televisivas y spots. Precisamente con Stephen hablábamos recientemente para conocer
más en detalle tanto su trayectoria como lo que persigue la compañía a la que se ha unido.

Ctrl.- ¿Por qué decides unirte a The Ambassadors?

Tenía conocimiento de The Ambassadors y del calibre y calidad de su trabajo. Durante tiempo han construido una reputación internacional, que por cierto merecen sobradamente, por hacer cosas de forma distinta. Hoy en día se habla mucho de colaborar, pero The Ambassadors son colaboradores en el sentido más estricto de la palabra, con expertos profesionales que además lideran disciplinas como VFX (visual effects), sonido, edición, animación y diseño. Cuando surgió la oportunidad de formar parte de algo así no me lo pensé dos veces.

Ctrl.- ¿Qué estabas haciendo antes de unirte a The Ambassadors?

Como fundador de The Embassy en Vancouver he pasado más de 20 años produciendo visuales para películas, series de televisión y anuncios. Durante ese tiempo he trabajado en films nominados al Oscar del calibre de "Iron
Man" (la trilogía) y "District 9", así como campañas publicitarias para marcas de la talla de Citroen, Nike, Mercedes Benz, Volkswagen, EA y Chrysler.

Ctrl.- Y si volvemos la vista más atrás, ¿cómo te metiste en VFX y en todo lo que sería producción en general?

Mi carrera en VFX empieza a los 17 años. Vivía en Irlanda y empecé a experimentar con la creación de gráficos desde mi casa en mi ordenador Amiga. Por aquel entonces la única manera de mostrarle a la gente mi trabajo era tomar fotos de esos gráficos en la pantalla y visitar a clientes potenciales con una caja llena de diapositivas bajo el brazo. Ocurrió que durante uno de esos veranos me ofrecieron un trabajo en una compañía de gráficos para televisión. Iba a empezar la carrera de diseño en la universidad en septiembre pero para cuando llegó el momento estaba absolutamente enganchado así que decliné mi plaza y seguí trabajando. Mirando atrás me alegro de haber tomado esa decisión.

Ctrl.- Si tuvieras que explicarle a alguien que nunca ha oído hablar de The Ambassadors, ¿qué le dirías?

The Ambassadors es una compañía de producción creativa internacional con base en Amsterdam. Fue fundada por un grupo de artistas -todos ellos expertos líderes en sus respectivos campos: VFX, sonido y edición- que buscaban crear algo único y diferente a lo que estaban haciendo otras productoras. Durante estos años han logrado labrarse una reputación a la hora de promover, educar y atraer el mejor talento disponible en el mercado, y crear al mismo tiempo un trabajo que lidere la industria. Trabajar en The Ambassadors es una experiencia tan increíble como revigorizante; en cada sala en la que entras encuentras gente que son absolutamente brillantes en lo que hacen. Eso provoca un ambiente creativo tremendamente dinámico en el que continuamente te desafías a ti mismo.

Ctrl.- Tal como nos contabas unas líneas atrás, has trabajado tanto en la industria del cine como en la publicitaria. No te voy a hacer escoger entre una y otra, pero, ¿cuáles dirías que son las diferencias principales?

La mayor diferencia es el tiempo del que dispones. En publicidad los timings tan cortos con los que cuentas te obligan a trabajar más rápido y de forma más efectiva.

Ctrl.- Cuando trabajas en publicidad, ¿cómo de realistas son esos timings y deadlines con los que tienes que lidiar? ¿tienes suficiente tiempo para realizar de forma correcta tu trabajo?

Ese es un cambio muy sustancial que he vivido durante los últimos años. Los presupuestos de hoy en día son más pequeños y eso hace que los timings para producción sean más cortos. Todo el mundo quiere menos por más y eso supone trabajar más rápido y de formas distintas para poder acortar plazos.

Ctrl.- Y en cuanto a los clientes, ¿dirías que son muy distintos entre ellos? Me refiero a si un estudio de cine es muy diferente a una marca comercial.

Para serte sincero tampoco hay mucha diferencia entre ambos. En ambos casos el cliente quiere algo bonito y maravilloso, da igual que sea un solo plano, una secuencia o una historia completa.

Ctrl.- ¿Hoy en día es posible crear una trabajo visual de gran calidad sin VFX?, o te lo pregunto de otra manera, ¿es rentable?

Es posible pero solo si los VFX no son necesarios. Por ese motivo, los que somos artistas del VFX preferimos estar involucrados desde el principio, estar presentes en el set y formar parte de las conversaciones que tengan que ver con el presupuesto. De este modo podemos aconsejar con respecto a la mejor manera de crear un producto final perfecto.

Ctrl.- En ocasiones la sensación desde fuera (y no digo que quien así piense esté en lo cierto) es que todo esta tecnología tan impresionante que tenéis a vuestra disposición ayuda a compensar la falta
de grandes ideas. ¿Qué opinión te merece esa afirmación?

Con respecto a eso tengo que decir que todo depende del gusto personal de cada uno. Algunos expertos en VFX van a las peores películas solo para ver los efectos. En mi caso, la historia es por lo general el elemento más importante, incluso si se ha filmado con un smartphone. Los VFX nunca pueden compensar por una historia mala. Dicho esto, cuando combinas una historia brillante con efectos estelares, obtienes algo increíble.

Ctrl.- Profundizando más en esa cuestión, ¿vuestros clientes demandan VFX espectaculares o todo depende de la productora una vez la idea ha sido concebida?

Todo depende de lo que decida el realizador, pero por lo general la idea es lo primero.

Ctrl.- ¿Qué dificultad tiene utilizar esta tecnología que permite ofrecer un producto final tan espectacular?

La tecnología en sí no es complicada de utilizar; el desafío y lo verdaderamente excitante es encontrar una nueva solución al problema al que te enfrentas. El software es tan solo la herramienta que te permite llegar hasta ahí, pero lo que de verdad importa es la experiencia, la imaginación y el talento de la persona que está sentada frente al ordenador.

Ctrl.- Entendiendo lo importante que es el aspecto visual dentro de la ecuación, ¿qué valor le das al sonido? Lo pregunto porque a veces parece que sea suficiente que entre por los ojos.

Son igual de importantes. Un mal sonido arruinará un proyecto por completo. Puedes ver algo sin sonido y decir que es correcto, pero añádele sonido y al instante mejora.

Ctrl.- ¿Cuál dirías que es la próxima frontera en lo relacionado con VFX?

Esa es la pregunta para la que todo el mundo quiere tener respuesta. Soy un creyente de la evolución, no de la revolución; para mí se trata de encontrar formas y caminos para hacer las cosas mejor, más rápido y con mayor facilidad. Dicho esto, no ha habido un gran descubrimiento en el sector en los últimos años desde el desarrollo del 3D. Algún día, y creo que va a ser pronto, algo aparecerá y cambiará por completo la forma en la que trabajamos actualmente. Crear gente real en CG (computer generated) es algo a lo que nos estamos acercando. Tiempo atrás no podías recrear el alma, la esencia de una persona pero eso está cambiando hasta el punto que, incluso habiendo trabajado durante años en VFX, podrías llegar a engañar a un experto en la materia.

Ctrl.- Déjame terminar preguntándote por posibles planes de expansión hacia otras ciudades en un futuro cercano.

Sin duda, es algo que tenemos muy en cuenta. La tecnología actual, entre otras muchas cosas, permite trabajar de forma remota con clientes de todo el mundo. Sin embargo, por temas de presupuesto o timing en ocasiones el cliente necesita que estés a su lado, físicamente hablando.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing