Marie Kondo: cómo salvar al mundo del caos y forrarte en el proceso

Marie Kondo: cómo salvar al mundo del caos y forrarte en el proceso
Miércoles, 22 de enero 2020

Primero nos convenció para que tiráramos todo aquello que no considerábamos imprescindible. Ahora, que tenemos media casa vacía, quiere que la llenemos con los objetos que comercializa en su web.

Marie Kondo debe ser una mujer muy lista; solo así se explica que tras pasarse años y años explicándonos como ordenar nuestros hogares, y en el proceso deshacernos de todo aquello que no era absolutamente imprescindible, ahora pretenda que nos gastemos auténticas barbaridades en objetos mundanos que, visto lo visto, sirven para más bien poco.

A fecha de hoy, según la Wikipedia, Kondo lleva vendidos cerca de 4 millones de ejemplares de sus varios libros en los que explica al mundo como mantener el orden en casa. Su método, conocido como KonMari, aúna la filosofía oriental, el feng shui y el coaching inspiracional. Además, desde principios de 2019 cuenta con su propia serie en Netflix bautizada con el previsible nombre de “Tidyng up with Marie Kondo” (que podríamos traducir libremente como “Poniendo un poco de orden con Marie Kondo”).

¿Qué es el método KonMari?

Para muchos es el mejor invento desde la penicilina, para otros, una sarta de tonterías que cualquiera podría llevar a cabo con tan solo un poco de sentido común. La verdad es que una vez leídos los principios básicos del método, no parece ser necesario gastarse una pasta en un libro o mirarse la serie completa para poner un poco de orden en la casa, pero cada uno lidia con el desorden como quiere o como puede. Sí llama la atención la sexta regla que viene a preguntarte si ese objeto te despierta felicidad o disfrute. Pues bien, en ese punto vamos a detenernos a continuación porque lo que Kondo ha puesto en marcha recientemente es una web donde comprar, a precio de oro (como no podía ser de otra manera) numerosos objetos que, sinceramente, no parece que vayan a despertar ni felicidad ni disfrute.

El negocio es el negocio

Sin negar que en un principio, cuando Marie Kondo descubrió su verdadera vocación a muy temprana edad, no existiera un objetivo idealista de ayudar a la gente a poner orden en sus vidas y simplificar un día a día en el que la mayoría de mortales acumulamos sin mucho sentido infinidad de objetos, con el tiempo, esta japonesa nacida en 1984 ha convertido esa vocación en un negocio de lo más rentable. Actualmente vende millones de libros, como ya hemos dicho, y cuenta con más de 200 consultores que pueden contratarse a cualquier hora del día o de la noche para que vayan hasta tu casa y pongan orden en tu vida. Pero no satisfecha con eso, le ha dado una vuelta de tuerca más a su marca y ha sacado una línea infinita de productos que pueden adquirirse en su web a precios no aptos para todos los bolsillos. Productos, que todo hay que decirlo, en la mayoría de los casos parecen ir en contra de los principios fundacionales que lleva pregonando desde hace años.

Desde una bolsa de tela para guardar flores hasta un palo para aliviar tensiones 

Podríamos repasar uno por uno los objetos que Kondo vende en su web pero como el espacio, al igual que los armarios de las casas donde pone orden, es limitado vamos a centrarnos en unos pocos que nos han llamado especialmente la atención. Empecemos, por ejemplo, por un palo de madera que supuestamente contiene poderes relajantes. Está hecho con madera de Tosaryu, en la prefectura de Kochi en Japón, y al parecer alivia tensiones cuando lo aplicas sobre partes del cuerpo que lo necesitan. Son 12 dólares y según vemos ni siquiera incluye una funda.

Luego está el recipiente de cristal para almacenar comida. El de Kondo, que no parece muy distinto al que podríamos encontrar en cualquier Ikea, se va hasta los 40 euros. Ni que decir que por 40 euros en Ikea te puedes llevar media docena. Y por supuesto, hay que hablar de la bolsa de tela para guardar flores. Es muy posible que cualquier chino de la esquina te venda una por unos 3-4 euros a lo sumo. La de Kondo, que según ella misma afirma ha sido especialmente diseñada para guardar flores, vegetales y hierbas (habrá que creérselo, o no), se va hasta los 38 euros. 

Lo dicho, la lista es infinita, por desgracia nuestro espacio no lo es, pero si alguien tiene curiosidad que entre en su web; vale la pena echarle un vistazo para hacerse una idea de lo que esta mujer ha sido capaz de construir convenciendo al mundo que sólo ella tiene la llave para poner orden en nuestras vidas. 


Premios LAUS 2020
Smile Festival 2020
 
Grupo Control