"In memoriam Salvador Pedreño", por Enric Nebot

'In memoriam Salvador Pedreño', por Enric Nebot
Lunes, 27 de abril 2020

Salvador Pedreño, pionero de la planificación estratégica y uno de sus máximos exponentes en España, falleció el pasado 23 de abril a la edad de 75 años.

Se murió el día de Sant Jordi, un Sant Jordi atípico sin rosas ni libros. Tampoco ha habido ni rosas ni libros en su funeral. Tampoco las necesitaba puesto que su nombre estaba escrito en el libro de los Justos. Tenía 75 años. Fue la P de RCP y puso nombre a la agencia cuando en Casadevall Pedreño hubieron dos P. Para diferenciar a Salva -como le llamaban su amigos- de José M. Piera: Casadevall Pedreño & PRG -en un breve período fue Casadevall Pedreño & SPR-. Luego hasta el final Publicis Casadevall Pedreño. Así fue hasta el 2007. Aquel año Salvador Pedreño, Salva para los amigos, puso el punto final profesional y muy probablemente se encerró en el mutismo puesto que un hombre lo puede resistir todo. Menos la muerte de un hijo. Aquel 2007 falleció su hijo Adrià. Tenía 21 años. Salvador Pedreño se encerró en sí mismo y ya no salió.

Posiblemente, aunque sea cruel decirlo, el Alzheimer, más que una enfermedad fue una necesidad. La necesidad imperiosa de perder la memoria, de no recordar. 

Para nosotros los publicitarios que lo conocimos si tenemos que recordarlo casi como una obligación. Porque Salvador, Salva para los amigos, detrás de su discreción, su nombre aparece escrito en el libro  de oro de la publicidad. Sin Salvador Pedreño no existiría RCP, ni Casadevall Pedreño, con lo que quedaría sin escribir, quedaría en blanco, la etapa mas gloriosa de la publicidad española.

Por Enric Nebot.


Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
 
Noticias Relacionadas
 
Hamburguesas y tamales
Hamburguesas y tamales
 
Grupo Control