Truyol octubre 2019
 

La logística, clave para el despegue del ecommerce

La logística, clave para el despegue del ecommerce
Jueves, 26 de septiembre 2019

Hace unos meses nos hacíamos eco del aeropuerto que Amazon tiene previsto construir para poder dar mejor servicio a sus clientes. Ahora vamos un paso más allá y analizamos lo que está ocurriendo en China y el modo en que su revolución logística puede cambiar por completo el ecommerce del futuro.

La compra online es ya una realidad incluso en aquellos países donde el consumidor era más reticente. En España, por ejemplo, las cifras de ecommerce aumentan año a año. En los Estados Unidos también son realmente llamativas y es por eso que, cada vez más, marcas de cualquier segmento se afanan por desarrollar las apps más sencillas e intuitivas del mercado y, sobre todo, el servicio de entrega más efectivo. En ese contexto sin duda es China el país donde más se está invirtiendo a todos los niveles, consiguiendo que incluso un gigante como Amazon haya desistido en su idea de intentar abrirse camino en el gigante oriental y permanecerá allí únicamente dando ciertos servicios que le resulten rentables.

Meituan Dianping, el ejemplo perfecto

Meituan Dianping se fundó en 2010. Se trata de una web que incluye servicios de comida locales, productos de consumo y servicios de retail. Pero es en su primera descripción donde esta empresa ha dejado por los suelos a rivales que conocemos en España, como Glovo o Deliveroo. Hablamos de más de 400 millones de usuarios y cinco millones de restaurantes afiliados. Gestiona 20 millones de pedidos al día, cuenta con casi 600.000 mensajeros activos y, durante el primer trimestre de este 2019, cerró transacciones por valor de 9.700 millones de euros, lo que supone un 38% más que el mismo periodo del año anterior.

Meituan Dianping presume de tener una media de servicio de 28 minutos. Este dato es algo muy llamativo, teniendo en cuenta que hablamos de un país como China y eso se debe a a la enorme inversión realizada en inteligencia artificial que les permite determinar la mejor ruta en tiempo récord. Evidentemente, muchas otras compañías de similar o distinto perfil han realizado inversiones parecidas lo que convierte las calles y carreteras del país en una auténtica locura de tráfico donde bicis eléctricas, motos de pequeña cilindrada y furgonetas luchan por llegar a su destino en el menor tiempo posible.

En busca del almacén ideal

Todo este afán por proporcionar el servicio más rápido y eficaz está obligando a este tipo de empresas a hacerse con almacenes que permitan organizar su stock de la mejor manera posible. Uno de los ejemplos más llamativos que hemos encontrado, y que incluso envidiaría el propio Jeff Bezos, es el que posee Suning, la mayor cadena de comercio multicanal del gigante asiático. Sus orígenes hay que buscarlos en el habitual formato de tiendas físicas dedicadas a la venta de electrodomésticos y aparatos electrónicos. Pero con el tiempo, al igual que ha ocurrido con prácticamente todas las marcas, ha evolucionado hacia un modelo híbrido donde las ventas online tienen cada vez más peso. Eso les ha obligado a revolucionar por completo su infraestructura logística. El almacén que poseen en Nanjing, por ejemplo, cuenta con 200.000 metros cuadrados pero en su interior solamente encontraremos a 400 personas. Del resto del trabajo se encargan robots y cintas automáticas por las que se desplaza la mercancía a velocidad de vértigo. En palabras de un portavoz de la marca, gracias este sistema cada trabajador es capaz de gestionar 1.200 productos a la hora, lo que supone diez veces más que lo que logran los almacenes tradicionales.

El paso siguiente son los vehículos de reparto autónomos

Si hablamos de revolución en los centros logísticos, todo el mundo coincide en afirmar que la próxima frontera, en lo que a logística y reparto se refiere, tendrá como protagonista a los vehículos autónomos. Se ha hablado mucho de ellos y marcas como Google o Tesla llevan años investigando y perfeccionándolos. Pero, aunque su implantación a ojos de muchos aún queda lejos, son precisamente empresas como Suning, que ya lo ven como algo muy real, las que ya han empezado a experimentar con pequeños robots equipados con cámaras, radares y el obligado GPS. En palabras de Liu Zhiyong, fundador y CEO de Zhen Robotics, fabricantes del robot que actualmente utiliza Suning para repartir comida, “actualmente se reparten unos 100 millones de paquetes en China cada día. En el futuro llegarán al billón y no habrá suficiente gente para repartirlos todos”. Aún quedan muchos obstáculos por vencer porque, como también constata Zhiyong, los servicios de reparto con vehículos autónomos que se están realizando en la actualidad se llevan a cabo en zonas sin obstáculos ni otro tipo de vehículos, pero ya nadie duda de su implantación en determinadas zonas urbanas o que tengan restricciones de tráfico en grandes ciudades.


Kanlli octubre 2019
CEC 2019
 
Grupo Control