CocaCola - Esta navidad el mejor regalo eres túAdvertisement
 

Pros y contras del trabajo remoto

Pros y contras del trabajo remoto
Jueves, 29 de octubre 2020

A pesar de lo extendido que se ha vuelto esta modalidad, existen personas en contra de trabajar a distancia. Opinan que invade sus espacios personales, porque no existe una clara separación entre la habitación y la oficina. No son las únicas razones en contra. No obstante, se plantea una comparativa que ponga en la balanza los pros y contras del trabajo remoto.

Empezando con lo que podría considerarse la mayor ventaja para muchos. No tener que aguantar largas horas en el tráfico para llegar a la oficina. Las limitaciones con motivo de la pandemia, han restringido el contacto cara a cara. Diversas compañías grandes como Facebook y Microsoft dieron luz verde para que sus empleados trabajen desde casa.

Seguidamente tenemos la libertad de escoger el horario para trabajar. Si el trabajo está orientado a cumplir metas, es posible definir el horario con libertad. Eso sí, las reuniones virtuales deben establecerse previo acuerdo con el jefe.

El espacio propio también constituye una virtud del teletrabajo. Cada quien acomoda su espacio cómo prefiera, con las comodidades que guste. Muy diferente a una oficina, donde toca sentarse en la silla que puso la compañía y usar escritorios que no son propios.

Múltiples medios han dedicado reportajes al trabajo remoto. Durante la investigación realizada para preparar el presente artículo, nos encontramos con este escrito que arroja luces al respecto.

Gracias a la autonomía existe el beneficio de conectarse y desconectarse a su gusto. Por ejemplo, si una persona está aburrida, jugar en casinos online puede ayudarle a divertirse. Cabe destacar que es primordial el bienestar emocional para producir de forma adecuada.

Para cerrar con las ventajas, está la ausencia de problemas con el acoso laboral, lidiar con jefes cascarrabias, etc. Lo cual se traduce en menos estrés y mayor sentido de plenitud.

Como primera desventaja es posible mencionar la falta de límites claros. En otras palabras, muchos dirigentes le exigen de más a sus subordinados, con la excusa de que están en sus casas. Sin mencionar los grupos de WhatsApp, a los que llegan mensajes hasta los fines de semana.

Seguidamente se encuentra la dificultad de conciliar la armonía hogareña con el trabajo en casa. No es fácil equilibrar las dinámicas del hogar, con las rutinas de la jornada. Peor aún si hay niños en casa, que pueden entorpecer las video llamadas, u obstaculizar el cumplimiento de las tareas.

Adicionalmente tenemos la inversión que debe hacer el empleado para acondicionar los espacios al trabajo. Esto incluye comprar la computadora, habilitar un área, adquirir un escritorio y una silla cómoda. Ninguno de esos gastos los cubre la empresa. Apenas se vislumbran iniciativas para regularizar el teletrabajo y recibir apoyo de las organizaciones.

En resumidas cuentas; los avances del siglo XXI han facilitado trabajar desde casa. Para algunos es una bendición, y para otros resulta una molestia. Todo depende del cristal con que se vea. Por lo pronto, es menester estar a gusto con esta modalidad de trabajo porque será cada vez más común. Nunca se sabe cuándo surja una nueva catástrofe, como la de hoy en día con el coronavirus.


Callao City Lights 2020
Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
Premios Agripina 2020
 
Grupo Control