Las predicciones para el año 2023 no pintan bien

Las predicciones para el año 2023 no pintan bien
Viernes, 16 de diciembre 2022

A nivel mundial y de media, la gente no espera que el 2023 sea un gran año, o al menos, no mucho mejor que 2022. Muchos auguran un recrudecimiento de la guerra en Ucrania, la inflación y la emergencia climática, factores que determinan las predicciones más pesimistas de la última década.

Como cada año Ipsos ha vuelto a publicar el informe "2023 Predictions", en el que analiza el balance que las personas hacen del año que dejamos atrás, y qué esperan del próximo en materia de economía, seguridad y medioambiente, entre otros. Tras unos complicados 2020 y 2021, donde la mayoría de las personas de todo el mundo los calificó de años “horribilis”, parecía que 2022 sería el año donde todo iba a ir a mejor, pero nada más lejos de la realidad. A dos semanas de finalizar el año, podemos decir que 2022 ha estado marcado por la estabilización de la pandemia, pero también por el estallido de graves conflictos internacionales, el incremento de problemas económicos y una emergencia climática urgente, por lo que muchos coinciden en que ha sido un año difícil. 

Como es habitual, existe una marcada diferencia entre cómo la gente siente que el año que termina les ha tratado a ellos y a sus familias, y cómo ha repercutido en su país en general. De media, más de la mitad de las personas (56%) describe 2022 como un mal año para ellos y su familia, pero la percepción empeora cuando pensamos a nivel país, donde, de media, un 73% declara que este año ha sido un mal año. A pesar de estos datos, ambas cifras son mejores que las de 2021 (58% y 77% de media, respectivamente) y notablemente mejores que el dramático 2020, cuando el 70% afirmaba que había sido un mal año para ellos y su familia, y el 90% dijo que había sido un mal año para su país. 

En el caso de España, un 56% considera que 2022 ha sido un mal año a nivel personal y familiar, lo que nos coloca como el tercer país europeo que peor recuerdo guardará de este año, por detrás de Hungría (66%) y Polonia (62%). Sin embargo, en cuanto a si 2022 ha sido un mal año para España, el porcentaje aumenta hasta el 81% de personas que cree que no ha sido un buen año para el país.

2023 pinta mal

La tendencia natural es pensar que siempre el año nuevo va a ser mejor, así nos lo muestra la serie histórica de este estudio de Ipsos, pero vemos cómo la percepción para 2023 rompe con esta dinámica, mostrando el dato más pesimista de la última década, donde solo el 65%, de media global, piensa que será un año mejor. Un dato más negativo aún muestra España, donde solo la mitad de la ciudadanía apuesta porque el año nuevo sea mejor que el 2022. 

Malas perspectivas económicas

En general, hay mucho más pesimismo sobre la economía mundial de lo que vimos por estas fechas el año pasado, y es que sólo el 46%, de media, cree que la economía mundial será más fuerte en 2023, de nuevo el dato más bajo en los últimos diez años. En clave nacional, ese porcentaje desciende 10 puntos (36%), a pesar de ser de los países europeos más optimistas, junto con Irlanda (38%), Dinamarca (37%) y Alemania (37%).

Casi 8 de cada 10 personas, de media en el mundo, apuesta porque los precios subirán el año que viene, un 85% en España también lo cree. El 75% afirma que la inflación seguirá aumentando, un 73% a nivel nacional. Un porcentaje muy similar (74%) también declara que los tipos de intereses aumentarán, seis puntos más en España. El desempleo es otro de los indicadores económicos que también se espera que empeoren de cara a 2023, donde un 68% de media a nivel global, así lo declara, un porcentaje aún mayor en España (75%), donde el paro se sitúa siempre como la preocupación histórica entre la población.

La mitad de la población duda de la seguridad mundial

El estallido de la guerra en Ucrania, en febrero de 2022, ha puesto en vilo la seguridad mundial, con la amenaza de un ataque nuclear cada vez más latente. De hecho, la percepción de que esto suceda en 2023 ha aumentado de forma generalizada en todos los países analizados, en 25 de los 31 el incremento es de más de 10 puntos, aunque la media global, aumenta en 34 puntos respecto a 2022, llegando hasta el 48%, un 44% en España.

Cuando se plantea si el año que viene será el final del conflicto en Ucrania, solo 4 de cada 10 personas de media en el mundo, confía en que eso ocurra, un dato similar al de España (42%), situándose así entre los países más optimistas de Europa junto con Suecia (45%).

El medio ambiente en el centro de las preocupaciones

A raíz de la pandemia hemos visto como la preocupación por el medio ambiente se ha incrementado entre la ciudadanía mundial, en particular de forma destacada en este 2022, donde los efectos del cambio climático han sido más tangibles. Por otros estudios de Ipsos sabemos que la gente es consciente de que lo peor está por llegar, por eso no sorprende que una gran parte de la población mundial (65%), de media, piense que durante el 2023 seamos testigos de nuevos eventos naturales extremos, un porcentaje aún más elevado en España (72%).

Es más, 7 de cada 10 personas en España declara que el 2023 será el año más caluroso de la historia en el país, 25 puntos más que la media global. De esta manera, España se sitúa como el país más pesimista en este sentido, al liderar el ranking mundial.


Dirigentes enero 2023
eshow control febrero 2023
 
 
Grupo Control