Los efectos de la pandemia en la igualdad de género

Los efectos de la pandemia en la igualdad de género
Lunes, 08 de marzo 2021

España es el tercer país europeo que más cree que la eliminación de la brecha salarial de género debería ser una prioridad. Además, todos los trabajos percibidos con los sueldos demasiado bajos son los que se identifican con una mayoría femenina en sus plantillas: profesoras, enfermeras, dependientes y cuidadoras.

La celebración del año pasado del 8M en España estuvo marcada por la polémica relacionada con la pandemia y la conveniencia o no de haber celebrado las diferentes manifestaciones, con la información que se tenía en ese momento sobre la incidencia del virus. Un año después nos encontramos ante el mismo debate, aunque en un contexto con más información, por lo que la crispación es todavía mayor. Por eso Ipsos ha querido realizar un exhaustivo estudio en 28 países para conocer la opinión pública alrededor de temas y preocupaciones vinculados a lo que realmente representa el 8M.

La brecha salarial

Esta es una de las principales reivindicaciones del feminismo en todo el mundo. La diferencia de sueldos entre hombres y mujeres en puestos similares es una realidad y algo que ya es un clamor para que se elimine cuanto antes. De hecho, es un tema en los que no hay diferencia de opinión en cuanto a género, tanto hombres como mujeres están de acuerdo que la brecha salarial es una realidad, así lo afirman un 60% de las mujeres españolas y un 55% de los hombres españoles. Donde no existe tanto consenso, más allá del género, es en si es un problema prioritario que tenga que ser solucionado en este momento. Así, de media, sólo el 36% de los ciudadanos de los países entrevistados, piensan que la eliminación de la brecha salarial es un tema importante y prioritario. España se sitúa en el sexto lugar en esta lista con un 46% de ciudadanos que consideran que así debería ser, y como tercer país europeo solo por detrás de Francia (51%) y Bélgica (47%). Entre los españoles que mantendrían este tema en la agenda de temas importantes, el 49% son mujeres y el 43% hombres.

A pesar de esto, todavía hay un porcentaje significativo de la población que cree que la preocupación por la brecha salarial no responde a un problema real, en concreto, de media a nivel mundial son uno de cada cinco (19%) los que piensan que responde más a un tema de corrección política que ha ido demasiado lejos. La misma proporción encontramos en España, aunque todavía un mayoritario 58% cree que es algo que sí se produce en la realidad. Incluso un 18% de media global va más allá y cree que los informes sobre la brecha salarial de género que publican los medios de comunicación son fake news. Siendo los hombres más propensos a esta creencia (21%), frente a las mujeres (16%). En España estos datos aumentan, llegando al 21% de ciudadanos que consideran noticias falsas los estudios sobre las diferencias salariales entre hombres y mujeres, un grupo formado por un 25% de hombres y un 17% de mujeres.

¿Las profesiones tienen género?

Ipsos pidió a los ciudadanos de estos 28 países que opinaran sobre si diferentes profesiones están mayoritariamente compuestas por hombres o mujeres o de forma igualitaria, además de decir si piensan que en cada uno de ellas el salario percibido es demasiado, demasiado poco o adecuado para cada desempeño. El cuadro que resulta de estas respuestas es más que significativo y ofrece una foto fija de la situación nada esperanzadora:

  • Todos los trabajos percibidos con los sueldos demasiado bajos son los que se identifican con una mayoría femenina en sus plantillas: profesores, enfermeros, dependientes y cuidadores, tanto de ancianos y/o discapacitados como de niños en guarderías o similares.
  • Las dos únicas profesiones que los ciudadanos creen que tienen sueldos demasiado altos coinciden que son mayoritariamente masculinas: políticos y los banqueros.
  • El resto de empleos donde creen que los hombres ocupan la mayoría de puestos se identifican en general con sueldos más o menos justos como los informáticos, ingenieros, ejecutivos de cuentas, médicos, científicos, policías y trabajadores de la construcción.
  • Solo los repartidores son percibidos como profesionales mayoritariamente masculinos con sueldos demasiado bajos

En España se repite este esquema con alguna variación de porcentajes pero sin llegar a cambiar el mapa, al igual que en el resto de países encuestados. Por lo que se puede afirmar que es una percepción global, algo endémico en la sociedad y donde hay un gran trabajo que hacer tanto por parte de la población en general, como de autoridades y empresas para conseguir darle la vuelta a este mapa.

Impacto de la Covid-19 en las mujeres

De media, la mayoría de los ciudadanos de los 28 países (64%) afirma que la pandemia tendrá un impacto por igual entre hombres y mujeres, pero un 12% cree que ha tenido un peor impacto en la población femenina, así lo piensa también un 14% de españoles. 

De hecho, entre los que creen que ahora es más probable que pierdan su trabajo (44% de media global), el 45% son mujeres. Una tendencia que también se detecta en España, e incluso más acentuada, donde el 56% de la población está ahora más preocupada por quedarse desempleada, una preocupación que aumenta entre las mujeres, donde un 63% así lo exponen frente a un 51% de los hombres. Quizá por eso son también ellas quienes se han sentido menos apoyadas por sus empresas durante la pandemia, ya que dentro del 40% que afirman haber sentido este apoyo, solo el 36% son mujeres.

La recuperación tras el coronavirus

El mundo se enfrentará a un proceso de recuperación inédito en cuanto la pandemia esté controlada y que afectará a todas las esferas de la sociedad. En este estudio se ha preguntado a los encuestados qué impacto tendrá la pandemia en cuanto a conseguir la igualdad de género, de media, el 52% de los ciudadanos de los 28 países encuestados piensan que se mantendrá igual que antes, un porcentaje similar al de España (54%). No obstante, España se sitúa entre uno de los países más pesimistas en este sentido, donde existe un porcentaje mayor de la población (19%) que piensa que el impacto del Covid en términos de igualdad de género será negativo, se marcarán aún más esas diferencias. 

Para intentar apaliar esos efectos negativos, en este estudio se analiza cuáles son los aspectos relacionados con las mujeres que deberían estar incluidos en los planes de recuperación post Covid, para garantizar que se siga avanzando hacia la igualdad real. A nivel global, la media arroja un top 3 liderado por la necesidad de contar con unas políticas laborales más flexibles (40%), seguida de un mayor apoyo a las mujeres y niñas que sufren violencia y/o abusos (36%), y mejorar el acceso a los servicios de salud (33%).

Sin embargo, los españoles sitúan como principal prioridad la inversión en programas de creación de empleo para las mujeres (37%), seguida de una mejora de las condiciones laborables para que sean más flexibles (35%), como el acceso al teletrabajo o jornadas reducidas, mismo porcentaje que apoya mejorar el acceso a la sanidad. 

Para lograr el éxito en esta gestión de la recuperación, de media, los ciudadanos a nivel mundial preguntados por cuáles son las cualidades que deben tener los políticos que lideren estos planes de recuperación, el 33% cree que deberían anteponer las necesidades de su país a la política, un porcentaje que sube hasta el 40% en España. Una visión en lo que coinciden tanto hombres como mujeres.


 
Grupo Control