TAG Curso de comunicación
 

"Air" o cómo un desconocido Jordan cambió la historia de Nike

'Air' o cómo un desconocido Jordan cambió la historia de Nike
Miércoles, 10 de mayo 2023

En 1982 Jordan era un jugador de primer año en la Universidad de North Carolina que acababa de meter la canasta final que le dio el triunfo en la final universitaria frente a la todopoderosa Georgetown. Nadie, sin embargo, veía en él el potencial del que con el tiempo haría gala. Bueno, alguien sí, Sonny Vaccaro, pieza central de "Air", la nueva película de Ben Affleck y Matt Damon que narra las semanas previas a la firma del contrato que cambió la historia de Nike.

Aunque cueste creerlo, a principios de los años 80 Nike era conocida principalmente por sus zapatillas de running. Como es de sobras conocido, la marca la habían fundado Bill Bowerman y Phil Knight en 1964 y si bien empezaba a gozar de cierta fama entre los corredores, en otros deportes como el baloncesto su presencia era prácticamente testimonial. En aquellos tiempos Converse, con Larry Bird y Magic Johnson como caras visibles, y Adidas con Run DMC a la cabeza, eran las marcas por las que cualquier atleta o su agente apostaban como inversión segura. En ese escenario es donde cobra relevancia la figura de Sonny Vaccaro, un ejecutivo de Nike que andaba obsesionado a la búsqueda de aquel jugador que convirtiera a la marca del “Swoosh” en referencia baloncestística. Vaccaro vivía por y para el baloncesto universitario y tras ver como Jordan metía la canasta de la victoria en la final de 1982 empezó a maquinar en su cabeza el contrato que cambiaría para siempre la historia de Nike.

"Air", Affleck y Damon lo vuelven a hacer

En 1997 Ben Affleck y Matt Damon se convirtieron en la sensación del momento con “Good Will Hunting”. Han tenido que pasar 25 años para que ambos volvieran a reunirse para dirigir y protagonizar la que muchos ya consideran una de las grandes películas de este año. “Air” relata ese momento en el que Sonny Vaccaro (interpretado por Matt Damon) decide jugarse todo su futuro y el de Nike en un jugador prácticamente desconocido que, si bien había anotado la última canasta en la final universitaria, no era ni siquiera considerado el mejor jugador del equipo (lo era James Worthy). Pero Vaccaro vio en esa canasta algo especial. Siempre ha hablado de su plasticidad, de las sensaciones que le provocó y de cómo visionó que ese chico de 19 años podía convertirse en una leyenda del deporte de la canasta. La película precisamente narra como Vaccaro convenció tanto a Jordan, o mejor dicho a su madre, y a Phil Knight (interpretado por Ben Affleck) para que apostaran todo el futuro de la marca a un solo jugador. Y es que hay que recordar que en aquellos tiempos los patrocinios de los jugadores nada tenían que ver con los actuales. Un muy buen contrato, el de Bird y Johnson con Converse, por ejemplo, se movía en torno a los cien mil dólares anuales. La idea de Vaccaro era coger los 2,5 millones que Nike tenía para un puñado de jugadores e invertirlos durante cinco años, a razón de quinientos mil dólares anuales, en Jordan. Lógicamente Knight pensó en un primer momento que aquello era una locura y para dificultar aún más la operación, Jordan era Adidas cien por cien. Su sueño era firmar con la marca alemana con la cual ya había empezado a barajar cifras para el futuro contrato. 

La persistencia de Vaccaro lo cambió todo

Pocas veces la tozudez e insistencia de alguien han tenido tanta repercusión sobre una marca. Porque Vaccaro sabía que Adidas lo tenía prácticamente hecho con Jordan pero también sabía que el jugador confiaba ciegamente en su familia y era de su madre de quien más se fiaba. Así que el ejecutivo empezó una maniobra de “acoso y derribo” que consistía en convencer a Deloris, la madre de Jordan, para que por lo menos le diera la oportunidad de reunirse con su hijo. Según parece fueron días de mucha tensión porque Jordan no tenía ningún interés en reunirse con los ejecutivos de Nike pero su madre prácticamente le obligó a ir pidiéndole que por lo menos les escuchara. A partir de ahí, tal como relata la película, Vaccaro y Nike pusieron sobre la mesa una estrategia centrada en el jugador, con una línea exclusiva de zapatillas deportivas bautizadas con el nombre de Air Jordan (algo absolutamente inusual en aquellos días ya que ningún deportista calzaba o vestía algo específico para él o ella) y un contrato nunca visto hasta ese momento: quinientos mil dólares durante cinco años. Sin embargo, Delores, la madre, en una maniobra que cambiaría el curso de la historia, pidió además un pequeño porcentaje sobre cada una de las zapatillas vendidas. Nike, pensado que vendería una cantidad interesante pero nunca “descomunal” aceptó viendo que aquello era la puntilla que haría decantar la operación para sus intereses. El resto, como bien sabe todo el mundo, es historia. Las cifras actuales de la linea Air, submarca dentro del conglomerado Nike, asustan. De los aproximadamente 46 billones de dólares en ventas generados por Nike en 2022, algo más de 5 billones correspondieron a la marca Jordan. Y por supuesto Jordan es, en estos momentos, a pesar de llevar años retirado, el deportista que sigue ganando más dinero en todo el mundo.


Curso de comunicación TAG
 
Lo más leído
Ayer
Semana
Mes
Año
1
Cargando...
2
Cargando...
3
Cargando...
4
Cargando...
5
Cargando...
 
 
Grupo Control
 
Kit Digital
Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia
Financiado por la Únion Europea - Next Generation EU