Scalextric, un clásico al que le quedan muchas vueltas

Scalextric, un clásico al que le quedan muchas vueltas
Lunes, 26 de febrero 2024

En los años 70 y 80 pocos juguetes triunfaban al nivel del Scalextric. Cuando se acercaban las fiestas navideñas, ya fuera Papá Noel o los Reyes Magos, aquella pista desmontable con coches y mandos se convertía en el sueño de cualquier niño. Pero llegó la tecnología y con ella los videojuegos. Ya nada volvería a ser lo mismo… o quizás sÍ.

Scalextric llegó a España de la mano de Exin que en 1962 cerró un acuerdo con la firma británica Tri-ang, inventora, a través de Fred Francis, del juguete en los años 50. En sus inicios, en nuestro país únicamente se fabricaban bajo licencia los transformadores y las pistas mientras que los coches y otros componentes venían del Reino Unido. De inmediato se convirtió en un éxito de ventas; las sensaciones para todos aquellos niños eran inigualables. Además, el juguete permitía montar tus circuitos personalizados, y para los más ávidos, incluso los coches.

La tecnología no perdona

Pero con el tiempo llegaron los videojuegos, primero más sencillos y con gráficos poco agraciados, a los que siguieron, como bien saben los fans de la Play 5, lo más increíble que el ojo humano haya visto hasta la fecha. A mediados de los setenta la cosa empezó a torcerse y Tri-ang entró en suspensión de pagos. Exin compró Scalextric para España, Andorra y México, pero en 1993 se vio abocada a la misma suerte.

Lo que ocurrió a continuación fue un seguido de maniobras empresariales (primero Tyco y posteriormente Mattel) cuyo objetivo era salvar la marca, pero sin demasiado éxito hasta que Tecnitoys se hizo con la explotación del juguete.

A principios de los 2000 Tecnitoys lograba duplicar las ventas y aumentar su cuota de mercado hasta el 70% (estos datos se recogen en una noticia del diario Cinco Días del año 2001). Pero tampoco Tecnitoys se libró de la desgracia y en 2013 también esta entró en suspensión de pagos. De 2013 a 2018 fue gestionada por Educa Borrás hasta que en 2018 Scalextric vuelve a sus orígenes y se pone en manos de la familia original, la familia Arnau.

 

 

Una nueva vida para un nuevo juguete

En estos momentos Scalextric está comandada por Luis Arnau Correras como CEO y Luis M. Arnau como director. En 2023 la marca aumentó las ventas alrededor de un 20% facturando 5,5 millones de euros. Además, se ha invertido mucho tiempo y dinero para facilitar el montaje lo que permite que hasta nueve coches puedan correr a la vez. Y no solo eso, la versión Scalextric del 2023 incluye pantallas para mejorar la experiencia de juego de los nuevos “targets” mucho más visuales que los de antaño. En la actualidad los sets de las gamas Compact, Original y Advance van de los 40 a los 450 euros, siendo, además, el canal físico el mayoritario de las ventas en una proporción de un 70%.

A finales del año pasado, Luis Arnau, CEO de la compañía, confesaba en una entrevista en elEconomista.es que el objetivo era alcanzar los 10 millones de facturación en cinco años. Sin duda, el gran reto de esta marca es apelar, como decíamos en la entradilla, a un público joven acostumbrado a espectaculares gráficos, pantallas de televisión enormes y joysticks siderales. Los más mayores, muchos de los cuales siguen enganchados y agradecen el esfuerzo llevado a cabo por la familia Arnau, se conforman con ir mejorando el formato clásico.

En cualquier caso, que, en 2024, Scalextric siga vendiendo se puede calificar prácticamente de milagro. En los 60 años de vida del juguete llevan fabricados 13.000 kilómetros de pistas y 12 millones de coches. Se dice pronto.


Curso de comunicación TAG
 
Lo más leído
Ayer
Semana
Mes
Año
1
Cargando...
2
Cargando...
3
Cargando...
4
Cargando...
5
Cargando...
 
 
Grupo Control
 
Kit Digital
Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia
Financiado por la Únion Europea - Next Generation EU