Coca Cola julio 2020
 

El fenómeno "The Last Dance"

El fenómeno 'The Last Dance'
Martes, 23 de junio 2020

Uno de los documentales más esperados de la temporada adelantó su estreno a mediados de abril, cuando los Play Offs de la NBA se tuvieron que dejar en "stand by" por culpa del Coronavirus. Ahora "The Last Dance" se ha convertido en todo un fenómeno mediático poniendo en lo más alto, una vez más, a Michael Jordan.

El mundo del documental vive desde hace unos años una auténtica revolución, convirtiendo este formato en uno de los más atractivos por parte de los televidentes. Quedan atrás los tiempos en los que figuras emblemáticas del género como Ken Burns apelaban únicamente a unos pocos adictos hambrientos de episodios históricos y corrientes culturales. En ese cambio han tenido mucho que ver plataformas como Netflix o HBO que han apostado por el documental como piedra angular de su programación. Y en esa tendencia, “The Last Dance” se convierte en un nuevo referente tanto por calidad como por duración.

Diez episodios inolvidables

La temporada 97-98 de los Chicago Bulls pasará a la historia como la última de uno de los equipos del deporte profesional más exitosos de todos los tiempos. A la cabeza del mismo, el mejor jugador de baloncesto de la historia, Michael Jordan, y un elenco irrepetible de secundarios, comandados todos ellos por uno de los mejores entrenadores que jamás haya dirigido un equipo profesional, Phil Jackson. Son prácticamente diez horas de metraje, mucho de él inédito, que repasa esa temporada pero también, en atractivos saltos cronológicos, los principios de Jordan y algunos de sus compañeros de equipo, así como las temporadas anteriores en las que los Bulls habían logrado cinco anillos de la NBA. Por supuesto, no faltan momentos inolvidables como el asesinato de James Jordan, padre de Michael; su primera retirada en 1993 para dedicarse profesionalmente al beisbol; o las particularidades de un fichaje tan histriónico como efectivo como fue el de Dennis Rodman.

Pero “The Last Dance” es mucho más que eso desde el punto de vista del documental como género cinematográfico. La emisión de los dos primeros episodios, a mediados de abril, se convirtió en un fenómeno televisivo como nunca antes se había visto con audiencias que superaron los 6 millones de televidentes en directo (el acumulado una vez obtenidas las métricas de los visionados en streaming superó los 15 millones). Esas audiencias se mantuvieron durante el resto de semanas y batieron todos los records que ESPN había tenido con docu- mentales anteriores (hasta ese momento un documental sobre Bo Jackson de 2012 titula- do “You don’t know Bo” poseía el record con 3,6 millones de espectadores).

Un Rey Midas eterno

Michael Jordan tiene actualmente 57 años, y como todo el mundo se apresura a afirmar, gana más dinero ahora que cuando jugaba al baloncesto. La sub marca que Nike creo en su momento, Air Jordan, de la que se han vendido y se siguen vendiendo millones de zapatillas, se convirtió en una marca independiente en 1997 e hizo de Jordan uno de los empresarios más exitosos de todos los tiempos. En su momento el jugador de los Bulls tenía contratos firmados con Gatorade, Coca-Cola, Chevrolet, McDonald’s, Ball Park Franks, Hanes, Rayovac, Wheaties y MCI, además de Nike, por supuesto. Fue protagonista de una de las películas más rentables de Hollywood, “Space Jam”, y no se convirtió en presidente de los Estados Unidos porque nunca le tiró la política. Pero más allá de su figura mediática, que sin duda ha trascendido a lo puramente deportivo, lo que “The Last Dance” nos ha enseñado, aparte de las interioridades de un equipo irrepetible, que no es poco, es como el medio audiovisual necesita de contenidos originales, excelentes realizadores (en este apartado es justo mencionar el espectacular trabajo de su director Jason Hehir y todo su equipo) y figuras potentes para captar la atención de un espectador sobrepasado por una oferta infinita. El documental de Hehir, que en 2018 ya había mostrado sus dotes para este género con el multipremiado “Andre the Giant”, es toda una declaración de intenciones: un producto cuidado hasta el más mínimo detalle, capaz de atraer a públicos de todas la edades, clases sociales y nacionalidades (su éxito se ha repetido en todos los países en los que ha sido emitido), basado en un equipo deportivo irrepetible al frente del cual se encontraba un atleta al que muchos ponen por delante de emblemas como Babe Ruth, Muhammad Ali o Tiger Woods.


Descárgate GRATIS el número de julio/agosto de la revista CTRL en PDF
 
Grupo Control