Una década de charlas TEDX en Madrid

Una década de charlas TEDX en Madrid
Viernes, 03 de enero 2020

La ONG del conocimiento más famosa del mundo ha celebrado el décimo aniversario de su licencia en Madrid, la más antigua de España. Por varias razones, los profesionales del sector publicitario han estado vinculados a TEDX desde sus inicios, tanto en la organización como en la asistencia.

En una céntrica cafetería de Madrid nos esperan Vanessa González y Juan Díez. Es el primer lunes después del sábado en el que se celebró el décimo aniversario de TEDx Madrid. Las consecuencias del esfuerzo que han hecho para organizar este evento se pueden notar en la voz afónica de Vanessa y otras señales de cansancio físico. Pero anímicamenteestán felices. Casi mil personas se reunieron el sábado anterior en el circo Price de Madrid para asistir a una jornada de charlas TEDx titulada genéricamente “Retrofuturo”. Como ellos mismos dicen “hay veces que durante la norganización te arrepientes de haberte metido en esto, porque no se gana nada e incluso se puede perder, pero luego compensa la satisfacción de haber participado en la difusión de ideas que pueden contribuir a hacer un mundo mejor”. Así es TEDx, la versión internacional del concepto TED nacido en la costa californiana a finales del siglo pasado como una oenegé destinada a extender por todo el mundo el conocimiento “que valga la pena”. Con las jornadas TEDx pasa lo mismo que con los vídeos TED. El que los prueba, repite.

Todos los internautas con un poco de experiencia saben lo que es una charla TED y han visionado muchas, pero pocos saben exactamente lo que es esta organización y cómo nació. ¿Nos lo podríais resumir?

Vanessa González. Esto empezó en 1984 en California. Reuniones periódicas de gente emprendedora, o con buenas ideas sobre el futuro, que se celebraban en el acuario de Monterrey. No era un pitch de negocio, pero ponía en contacto a los que tenían el conocimiento con los que tenían el poder emprendedor. Las siglas TED ya definen el campo de acción: Tecnología, Entretenimiento y Diseño. Todo dio un gran giro cuando Chris Anderson compró el concepto y la marca en 2001. Su idea principal era mantener el evento, pero además difundir el conocimiento que allí se exponía, porque valía la pena. Así nació la plataforma TED.com, en la que se publicaban los vídeos de las conferencias, y el lema “ideas worth spreading” que define a esta marca. Poca gente sabe que es una oenegé; tiene empleados pero no genera beneficios.

Juan Díez. A la gente le cuesta creer que seamos non profit. Tienden a pensar que hay beneficios y se equivocan. Esto sale adelante gracias al esfuerzo desinteresado de muchos voluntarios. Somos un evento informativo inspirado por la idea de que no todo en la vida es el dinero. Tenemos nuestros proveedores, pero también hay gente que no cobra, empezando por los propios ponentes. Si sumas costes de alquiler, catering, producción y edición de vídeo, comprobarás que no es ningún negocio. Nuestras cuentas son públicas. Somos transparentes.

Pero, aunque sea una oenegé, tiene que sufagar los costes ¿cuál es su modelo de negocio, si es que esa es la expresión correcta?

Vanessa González. La publicidad, los patrocinadores, las licencias a empresas. Aunque para los particulares la licencia es gratuita si cumplen unas normas y requisitos. Para los corporativos hay que pagar. En España ya lo han hecho empresas como BBVA o Telefónica. Estas charlas no entran al portal general de difusión, ni la empresa licenciataria puede hacer publicidad con ello, son eventos privados para sus empleados o clientes. También se han dado contenidos en circuitos privados como los de líneas áereas o TV de pago.

¿Y cuál es la diferencia entre TED y TEDX?

Vanessa González. La idea de TEDx nace de una reflexión de Chris Anderson. Después de adquirir la marca TED se preguntó cómo podría salir de sus límites porque había lugares interesantes a los que no se estaba llegando. Por eso decidió lanzar TEDx, que es la marca que utilizamos en Madrid. La X se traduce como independiente y local. TED te regala el uso de una marca a cambio de que respetes una serie de normas que son su definición. Un poco como las franquicias, pero no dan ayudas económicas para que montes tu evento. Su apoyo es de otro tipo, un prestigio que sirve mucho en la organización para conseguir proveedores, speakers y demás.

TEDx Madrid, el más antiguo de España y el de mayor envergadura, está cumpliendo ahora su primera década con un evento al que asistieron casi mil personas, que es bastante a escala internacional, aunque esté todavía lejos de otros como el de Río de la Plata o Sidney, donde se acercan a cuatro mil personas. En cualquier caso, el tamaño es lo de menos porque todo depende del planteamiento que te hagas previamente.

¿Estas condiciones exigidas por TED para el uso de su marca afectan también a los acuerdos con los patrocinadores?

Vanessa González. Sí, al patrocinador se le ponen también condiciones. Es importante que entienda que no es un patrocinio cualquiera, no queremos que se mezclen los conceptos contenido y sponsor. Tampoco podemos garantizar impacto más allá de los asistentes, porque los vídeos son imprevisibles y el ponente tiene mucha libertad en su exposición, no le puedes obligar a decir o no decir determinadas cosas que el patrocinador no considera convenientes. Esto no es branded content. Las marcas que apuestan por nosotros aceptan este desafío y hemos tenido casos en los que el patrocinador era el BBVA y algunos de los ponentes han sido críticos con los bancos. Ahora estamos relanzando el concepto micropatrocinio, con menos inversión, entre dos y tres mil euros.

Puedes leer la entrevista completa en el número de diciembre 2019 de la revista Ctrl Control Publicidad.


AEDEMO 2020
 
Grupo Control