¡Abajo los muros!

¡Abajo los muros!
Domingo, 16 de mayo 2021

No me había dado cuenta, pero tengo un muro gigante ante mí. Uno de esos que ni se rompen ni se trepan fácilmente. Y aunque soy mujer creativa en mitad de la treintena, tengo que hacer un esfuerzo consciente para no encontrármelo en cada decisión del proceso creativo.

Hablo de esos muros hechos de valores caducos que no te dejan resolver cosas tan simples como: ¿Qué palabras selecciono? ¿En qué orden las coloco? ¿El protagonista debe ser un hombre o una mujer? ¿Qué rol tendrá en esta historia? ¿Qué actriz funciona mejor? Y cuando quieres responder a esas preguntas, ¡pam!, ahí está otra vez el dichoso muro.

Parece obvio, pero no lo es. Cada decisión que tomas, cada palabra que tecleas, puede ser un paso adelante o atrás para derribar ese muro. Pero, ojo, que a veces el muro te lo ponen otros: ¿Por qué un masajista se ha convertido en UNA masajista en la mente de cuatro creativos? No había motivo para cambiar el género del personaje, en cambio, todos han caído en lo mismo.

Necesitamos aplicar una creatividad más consciente y crítica. Cuestionarlo todo y tener claro el impacto de lo que hacemos y decimos. Seleccionar cada detalle minuciosamente para fomentar la diversidad, evitar roles de género, ser inclusivos con el lenguaje, huir de estereotipos... Debemos repensar cómo hacer una publicidad más justa, huyendo del purplewashing, de todo lo que no se haga desde el convencimiento y la verdad verdadera. Hay que trabajar muy duro para derribarlos, sí, pero muros más grandes han caído.


 
Grupo Control