Anticlímax en la campaña electoral de Madrid

Anticlímax en la campaña electoral de Madrid
Lunes, 29 de marzo 2021

Arde la red con la inesperada campaña electoral en la Comunidad de Madrid. Y arde más que nunca porque los principales candidatos son reconocidos y acreditados pirómanos. El mismo adelanto de la convocatoria es una prueba de que había ganas de incendios. Pero, ¡ojo!, hay un elemento distorsionador.

No hay fuego más devastador que el de los demagogos. Con mensajes que adelgazan la complejidad de la realidad hasta reducirla a un discurso de buenos contra malos que quepa en dos líneas o un eslogan destruyen los frágiles consensos que sostienen la convivencia entre discrepantes y dejan tras de sí un campo quemado donde nada puede germinar, ni siquiera su propia victoria. Las redes sociales, y por extensión las aplicaciones de mensajería, son el reguero de pólvora por donde corre este fuego arrasador, y Madrid el siguiente polvorín destinado a estallar.

En medio de la batalla aparece un candidato con cara de haber estado durmiendo la siesta mientras sus rivales dibujaban las líneas de pólvora por las que correrán las chispas incendiarias. Por lo visto era el jefe de la oposición en la Asamblea de Vallecas. Nunca sabremos si podría haber hecho algo por frenar la escalada de las hostilidades, que tal vez era inevitable, pero tenemos derecho a sospechar que dormir la siesta, o lo que fuera que estaba haciendo, no era la mejor de las estrategias de oposición. Por el momento, lo inevitable es una nueva campaña electoral que puede batir récords de populismo y marrullería dialéctica teniendo en cuenta el cartel que se presenta. Tal vez porque no había otro voluntario en su partido, el político sosegado repetirá como candidato. Su principal virtud es no ser como los demás, algo que no siempre ni necesariamente es una virtud. Pretende ganar un combate de boxeo cumpliendo el reglamento y casi pidiendo permiso para dar el siguiente golpe. Es seguro que los otros no van a tener tantas contemplaciones. Haciendo de la necesidad virtud, los asesores de comunicación le deben haber recomendado que explote sus presuntos defectos y los presente como virtudes “porque la gente está harta de tanto juego sucio”. Si eso fuera cierto no ardería tanto la red con cada exabrupto de los incendiarios, porque las redes son la gente, o al menos una buena parte de ella, pero al candidato le ha gustado el consejo. Le va. Cuando la marca Guinness le dijo a su agencia de publicidad que mucha gente no pedía su producto en los pubs porque les molestaba tener que esperar a que la pinta de stout estuviera lista, mientras que la de lager te la sirven al momento, los creativos decidieron crear la campaña “las cosas buenas le pasan a los que esperan”. Convirtieron el defecto en la USP y triunfaron. Nuestro candidato quiere hacer lo mismo. En medio del circo mediático se presenta como un hombre serio, soso y casi aburrido, el bombero de las redes. Veremos si funciona. Por lo pronto, y según las encuestas, parece que la gente prefiere lager. De un extremo o del otro, pero lager.


Premios Impacte 2 octubre 2021
Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl Control Publicidad lanza su número de octubre 2021
PHD 29 de septiembre 2021
 
 
Grupo Control