Coca-Cola Zero Zero
 

Crónicas de cuando la publicidad se hizo mayor

Crónicas de cuando la publicidad se hizo mayor
Martes, 31 de agosto 2021

El Sol. El Festival iberoamericano de la Comunicación Publicitaria

Todo empezó en Marbella. La Asociación Española de Agencias de Publicidad ante la propuesta de Xavier Oliver, secundada por Carlos Usandizaga, ponía en marcha el primer festival de publicidad. Corría el año 1986 cuando se tomó la decisión de llevar a cabo un festival que aglutinase y premiara los mejores trabajos creativos de las agencias. Había festivales, pero no tenían la proyección que este festival fue adquiriendo, hasta convertirse en una referencia en el mercado publicitario. También Movierecord fue un “player” importante con su patrocinio. 

La primera edición bajo el nombre de El Sol, Festival de Cine y Televisió, se llevó a cabo en Marbella. Su Alcalde Jesús Gil (q.e.d.) hizo lo posible para que, la puesta en marcha del Festival, fuera un éxito pero, la falta de infraestructuras y experiencia no ayudaron a que fuese así. 

No obstante, el número de delegados inscritos fue de 230 y se inscribieron 290 piezas. Es decir que, pese a ser unas cifras todavía modestas, ya se detectaba que había una necesidad de exhibir las campañas más notables.

Xavier Oliver apoyado por la AEAP, (hoy Asociación de Agencias de Creatividad Transformadora) propuso un cambio de sede. 

Se buscaba una ciudad con experiencia en festivales, suficientemente grande y con estructuras dignas del proyecto que se le ofrecía y también que no fuera una gran urbe. El Festival El Sol, lo tenían que vivir también los ciudadanos. El ver deambular a los delegados por los lugares más emblemáticos y porqué no decirlo, divertidos de la ciudad: San Sebastián-Donostia, daba el perfil que se buscaba. También su alcalde, Odón Elorza, transmitió su apoyo incondicional para hacerlo posible. 

Cada año las cifras mejoraban. Diez años después, en el 1996, ya se habían superado con creces, las inscripciones hasta alcanzar las 1.138 piezas entre películas 465, grafica 572 y radio 101 cuñas, y la participación presencial de 1.600 delegados.

Durante 25 años, en San Sebastián, EL SOL, marca ya consolidada, fue desarrollándose hasta convertirse en un gran Festival Internacional. Después, fue traslado a Bilbao para, ya en las dos últimas ediciones, celebrarlo en Madrid.

Mi relación con el Festival ha sido intensa. En el 1997 Xavier Oliver me hizo entrega de la dirección del Festival, como una herencia que había que cuidar y hacer crecer. A eso me dediqué, hasta que en el año 2000, y después de diez años en el Teatro Victoria Eugenia como sede, tuvimos el privilegio de inaugurar el AUDITORIO “EL KURSAAL” obra del gran arquitecto Rafael Moneo.

Después de cuatro años dirigiendo el Festival, con la ayuda de un equipo excepcional capitaneado por el entonces Director de la AEAP, Carlos Rubio, y que lo ha sido hasta hace poco, decidí volver a la vida normal. Si, digo bien “normal” porque vivir la experiencia del Festival de una manera tan cercana, es algo único. 

También hay que decir, que había que estar preparado para solucionar cualquier problema que pudiera plantearse. En la edición del 97, por ejemplo, hubo un anunciante que se dirigió a mí para, durante la entrega de premios, subir al escenario y decir que rechazaban el premio conseguido al no contar, por parte de la agencia, con la autorización del anunciante, para ser inscrito en el Festival. Por mi parte acepté la queja pero, le propuse una alternativa: no subir al escenario y que me diese una nota que yo la leería durante la rueda de prensa, que se celebraba al final de la sesión. Lo aceptó de buen grado y la ceremonia se libró de un momento incómodo para todos. Hubo más situaciones que se plantearon a lo largo del periodo de cuatro años, que yo dirigí el SOL, pero, afortunadamente, nunca fueron cuestiones que no pudieran arreglarse con un buen entendimiento entre las partes.

A partir del año 2000, habiendo alcanzado cifras de 1.600 delegados 1.762 inscripciones, le pasé la dirección a Agustín Elbaile, con la aquiescencia del entonces presidente de la AEAP, Francisco José González, quien jugó un papel muy importante, dando soporte constante para que el festival se convirtiera en lo que es hoy en día: El Sol. Festival Iberoamericano de la comunicación publicitaria. 

Después de 35 años de vida de El Sol veo, con orgullo, cómo todos los directores del Festival que me han sucedido, y presidentes de la Asociación de Agencias de Creatividad Transformadora, lo han ido enriqueciendo con la apertura hacia nuevas disciplinas de la comunicación, de tal forma que, hoy, no se entendería la profesión, sin un elemento tan emblemático y de tanta calidad como el que acabo de describir.


 
Grupo Control