Aquarius Reintentar
Media julio 2021
 

El Rubius te lo dice a la cara porque se la pela

El Rubius te lo dice a la cara porque se la pela
Martes, 19 de enero 2021

La desfachatez con la que El Rubius ha anunciado su decisión de irse a vivir a Andorra para pagar menos impuestos ha causado un tremendo revuelo mediático. Una cosa está clara: este youtuber millonario que no quiere contribuir al bien común vive de sus seguidores y en sus manos está la continuidad de su pingüe negocio.

Mal presagio: el año empieza con incendios, como el 2020, aunque en este caso lo que arde sean las redes sociales y no el hábitat de los koalas. Que los multimillonarios se muden a paraísos fiscales no es ninguna novedad, pero hay algo en las formas adoptadas por El Rubius que sí supone bajar un escalón más en el descenso hacia la muerte de la sociedad. Este famoso youtuber ha anunciado su decisión de cambiar de residencia fiscal durante una de sus retransmisiones en directo. Cualquiera puede verlo en la red. Mientras lo dice no le tiemblan lo más mínimo las manos con las que agarra la gamepad ni pierde la concentración sobre lo que esté sucediendo en su pantalla, que supuestamente es lo verdaderamente importante; lo dice con la misma indiferencia que hubiera dicho “vaya nevada ha caído en Madrid”; incluso con menos.

Es difícil imaginar a un famoso cantante diciendo en un concierto algo parecido a “este tema es de mi último disco, que ya podéis comprar todos en Amazon; por cierto, pringados, me voy a Andorra para pagar menos impuestos”; y lo mismo vale para un futbolista, un tenista o un corredor de fórmula uno en sus respectivos campos de actuación. Muchos de ellos también lo han hecho, pero al menos eran conscientes de que no era algo que se debiera comentar en público, y menos delante de los fans a los que le debes tu fama y tu fortuna. Quedaba un ápice de vergüenza, tal vez hipócrita, que se ha perdido definitivamente en el caso de estos youtubers. El incendio desatado por esta declaración ha provocado muchos comentarios de todo tipo y algunas muestras de solidaridad de sus colegas y compatriotas andorranos. Alguno ha llegado a declarar que “se la pela lo que piense la gente”, una sinceridad que es muy de agradecer porque así nos queda claro cuánto debemos dejarnos influir por estos influencers. La coartada general para explicar esta “inteligente” decisión es una vieja conocida: “tú también lo harías si ganaras tanto como yo”; es decir, la presunción de insolidaridad extendida a todos nosotros; una especie de imperativo categórico pero al revés que explica cómo está desapareciendo la idea del bien común porque antes ha desaparecido el sentido de pertenencia a una comunidad, por mucho que estén de moda las banderas.

Si entre el público hay alguien a quien todo esto le parece mal, tiene ahora la oportunidad de responder a esta desfachatez. Teniendo en cuenta que los youtubers son “vendedores de audiencia” y que los “compradores de audiencia” son las marcas anunciantes, aún le queda una carta que jugar, ya que él o ella pertenece a la audiencia. La próxima vez que una marca patrocine o se anuncie en algún espacio de estos ciudadanos andorranos, ese espectador, que también es consumidor, puede pensar que si dicha marca ha unido su prestigio al de alguien que no se siente parte de la sociedad ni considera que le deba parte de su éxito, a lo mejor es que a esa marca también “se la pela” la sociedad. Para que luego le hablen de Responsabilidad Social Corporativa.


Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl ControlPublicidad lanza su nº de verano 2021
 
 
Grupo Control