La magia surge cuando comemos juntosAdvertisement
IM mayo 2022
 

Hombres, mujeres (la televisión) y viceversa

Hombres, mujeres (la televisión) y viceversa
Jueves, 20 de enero 2022

La evolución del medio Televisión ha llegado a un punto en el que el espectador puede llegar a sentirse abrumado por las infinitas opciones y busque entornos conocidos donde sentirse más cómodo y seguro. ¿Y qué pasa con la publicidad?

Hablar de la evolución del medio TV es hablar de la evolución de la sociedad misma. Ambas han estado intrínsecamente relacionadas desde la llegada del medio a nuestras vidas. La clave es que al principio la TV, como medio soberano, señalaba el camino reuniendo a su alrededor a las masas y decidiendo cuándo se reía, se lloraba o se informaba. Pero llegó un momento, como pasó en la Francia de finales del siglo XVIII, en el que el espectador se hartó de que le marcaran el ritmo y decidió coger el mando, poniendo a bailar sin piedad alguna al medio Rey a su antojo.

Y fue tal la tiranía del espectador, con internet y la tecnología como látigo de 7 colas, que cansado de las reglas del cuándo y del qué, hizo explotar al medio en mil vertientes. Y así nacieron conceptos como Advance TV y Conected TV, en los que, con la TV lineal como abanderada, se integraron las Smart TV, el Video Online en todas sus vertientes, las OTTs y un largo etcétera que no para de crecer. Y fue cuando, valga la paradoja, la TV alcanzó su máxima expresión y pasó de ser un electrodoméstico en el salón de nuestras casas a convertirse en un medio de verdad. Un canal líquido, personalizable y compuesto por una serie de subcanales, que se adapta al espectador como el agua lo hace a una botella. Pero no nos olvidemos del “y viceversa” de la definición: el modelo actual ya no es autoritario, donde o manda la TV o manda el espectador, sino que ambos se acompañan y se deben escuchar.

Y esto es clave para el futuro de la TV (lineal y no lineal), ya que el espectador actualmente está lanzando una serie de mensajes claros que debemos tener en cuenta para seguir evolucionando juntos de manera positiva, pero que se pueden perder entre tanto ruido:

  • Busca seguridad. La pandemia nos ha demostrado que en tiempos convulsos las personas necesitamos algo seguro a lo que agarrarnos, que nos dé tranquilidad. De ahí que el consumo de TV lineal se disparara, al principio en programas informativos y luego en puro entretenimiento. Y todo apunta a que vamos a vivir un tiempo convulso infinito. Tenemos que ser creíbles, fiables y constantes, porque el espectador no perdona un desliz que le haga dudar.
  • Tiene un límite y está empezando a agotarse. Como predice la Ley de Hick, cuantas más opciones tengamos, más tiempo dedicaremos a valorarlas. Las opciones ahora mismo nos superan, pero nuestro tiempo es más limitado que nunca. Lo natural es que tendamos a simplificar las alternativas y busquemos refugiarnos en entornos conocidos. Hay que ponérselo fácil para que se sienta cómodo y seguro.
  • No quiere publicidad. Eso es así. Debemos ofrecerle otra cosa para vender nuestras marcas. Historias, cuentos, consejos, primicias, juegos... En definitiva, contenido que le interese. Y esto solo se puede conseguir pensando en la publicidad como un elemento de valor para el espectador y basándonos en la máxima personalización de los entornos y los mensajes.
  • No diferencia lo que es TV lineal de TV digital. Ve “pelis”, “series” y el “telediario”, sea donde sea. Por lo tanto, no podemos ser excluyentes. Habrá que adaptar los canales de manera natural según el target al que queramos dirigirnos y el momento en el que esté. No nos pongamos cabezotas queriendo hacer una cosa u otra, ni nos cerremos a buscar nuevas opciones. Escuchémosle y estemos presentes allá donde esté.

Estos mensajes deben ser aplicables tanto por todos los medios que componen esta televisión omnicanal a la hora de diseñar su oferta, como por las agencias de medios a la hora de plantear nuestras estrategias de comunicación. Es el único camino para seguir siendo relevantes


Bidiscount mayo 2022
Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl ControlPublicidad está para comérsela
 
 
Grupo Control