In Memoriam: Alfonso Martín

In Memoriam: Alfonso Martín
Lunes, 19 de febrero 2024

Alfonso Martín, uno de los maestros de la dirección de arte publicitario de Barcelona y no sólo de Barcelona, acaba de dejarnos apaciblemente. Tenía 85 años recién cumplidos.

Si revisásemos con calma y documentación su legado, él solo ocuparía varias páginas de la historia de la publicidad de esta ciudad y de este país, aunque tal vez fuera el primero en negarlo pues no era gran amigo del halago y menos de la hipérbole. Pero su trabajo hablaría por él y nos lo confirmaría.

Alfonso Martín empezó por ser delineante en Elizalde, estudió Bellas Artes, se introdujo en el grafismo en Costa y Padró, se fue a Estocolmo y se impregnó del diseño, de la luz, y de la modernidad sueca, se aplicó a la vuelta en modernizar la histórica Roldós, fue captado por Consejeros de Publicidad en un momento de gran brillo y protagonismo de esa agencia, saltó un tiempo breve a Hauppmann &Martino donde se ocupó de proyectos muy relevantes, ensayó con éxito la condición de freelance… Y ahí entró en mi vida. O yo en la suya, porque nada más eché un vistazo a un book que me dejó ver, no aspiré a otra cosa que a que viniera a trabajar con nosotros en J. Walter Thompson, Barcelona. Eso fue hacia 1978. Ya no nos dejamos. Primero en aquella encantadora agencia, después en Bassat Ogilvy y por fin, creando juntos, con otros dos compañeros, que pronto fueron tres, la empresa de nuestros sueños: FMRG, de la que él fue la M y el más decidido entusiasta. En un tiempo de fusiones y adquisiciones, él siempre se apuntó a que solos también podíamos hacerlo. Y vaya si lo hicimos durante unos años -más de quince- de los que guardo un imborrable recuerdo. Con el tiempo hubo que rendirse a la evidencia de que los tiempos habían cambiado y para aspirar a trabajar en proyectos mayores había que aceptar compañía y respaldo internacionales. Fueron los tiempos también muy instructivos de Lowe FMRG, pero para él desprovistos del encanto de la independencia a ultranza.

Tenía razón: no era lo mismo. Adelantó apenas dos años la jubilación y decidió dedicarse a su familia y a una asignatura pendiente durante toda una vida de gran exigencia profesional y de largas y continuadas horas de trabajo: la pintura. No sabría por dónde empezar a relacionar sus trabajos tan sobresalientes, la lista de marcas mayores y menores a las que prestó su inteligencia, su arte y su criterio. Este no es el lugar. Sólo apuntar que se ha ido uno de los grandes, que ha dejado su fuerte impronta en los compañeros, los jóvenes, los profesionales y los artistas con los que ha colaborado.  Nadie que yo conozca se habrá arrepentido de haber tenido contacto con Alfonso Martín.


Curso de comunicación TAG
 
Lo más leído
Ayer
Semana
Mes
Año
1
Cargando...
2
Cargando...
3
Cargando...
4
Cargando...
5
Cargando...
 
 
Grupo Control
 
Kit Digital
Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia
Financiado por la Únion Europea - Next Generation EU