¿Qué pasa cuando una marca de jabones abandona las redes?

¿Qué pasa cuando una marca de jabones abandona las redes?
Jueves, 13 de junio 2019

Una catástrofe. Al menos, esto es lo que parece al ver las reacciones en Twitter sobre la decisión de Lush UK de abandonar completamente Facebook, Instagram y Twitter. La compañía comunicó su decisión declarando que están "cansados de luchar contra los algoritmos" y que "no quieren seguir pagando por aparecer en nuestros muros".

Mirándolo de cerca, se nota que el debate en redes entre quien critica la decisión (alejarse de la comunidad, esconderse de las críticas, cerrarse al diálogo) y quien la aplaude (salirse del yugo de las redes, moverse en contra-tendencia) es un debate para expertos del sector. A los usuarios esta noticia parece no afectarles. Normal. Como lo normal es que a los usuarios nos le interese ver un contenido al día de su marca de jabón, de detergente, de ropa íntima o de su banco. Sobrevivirán, sin sentirse parte de una comunidad de marca. Quizá ni se enterarán del cambio, porque el contenido orgánico de las marcas no llega a casi nadie si no se promociona. La realidad para la mayoría de las marcas es que sus seguidores no quieren ver sus contenidos. Pero seguimos trabajando como si nuestros usuarios estuviesen esperando nuestro contenido. Ya no es así. Entonces, ¿qué haremos? Haremos campañas en redes sociales, cada día más integradas e interactivas, relevantes y adaptadas al contexto. Pero renunciaremos a la utopía de ser referentes en la creación de contenidos, creadores de comunidad, creadores de diálogo.

Dejaremos los contenidos a los influencers (que es lo que hará Lush, según sus declaraciones) y podremos crear comunidad alrededor de intereses reales, no de nuestros productos (que es lo que hace Redbull con sus patrocinios de deportes). Sobreviviremos a la catástrofe.


Grupo Control