Un, dos, tres, cambiamos otra vez

Un, dos, tres, cambiamos otra vez
Miércoles, 27 de marzo 2019

Hace unas semanas Mediaset presentaba un nuevo `target´. Se despedía de la tradicional "ama de casa" y daba la bienvenida al responsable de compra del hogar. El paso de ama a "alma de casa" refleja cómo los perfiles y audiencias han cambiado paulatina e inexorablemente, fiel reflejo de las transformaciones sociales, económicas y culturales que afronta la sociedad española.

Sería absurdo negar que la televisión en los últimos años ha experimentado grandes cambios para ir al ritmo de la audiencia. Lejos quedan aquellas noches familiares en las que todos veían el "Un, dos, tres" juntos, esperaban el próximo capítulo de su serie en el sofá y la audiencia estaba cautiva. Hoy, como todos sabemos, hablamos de consumidores hiperconectados, multidispositivo, con una atención mínima, con una sobreoferta de contenido y con el poder -que ejerce- de ver lo que quiere cuando quiere.

Con este caldo de cultivo, en los próximos años veremos cómo el ecosistema de la televisión seguirá variando, añadiendo competidores, opciones de venta o nuevas formas de consumo. Emulando con nostalgia a Mayra Gómez Kemp, por 25 pesetas, enumero algunos de los cambios que observaremos los próximos meses:

  • Redes Sociales que se convierten en televisiones. Instagram ha lanzado su IGTV y Facebook y YouTube tienen la vista puesta en las retransmisiones deportivas.
  • Sinergias en las estrategias de medios. La planificación del futuro, en la que la televisión esta imbricada con el resto de medios no es cosa del futuro: ya está aquí.
  • Nuevos `players´ de vídeo bajo demanda. La llegada de Netflix, HBO o Sky a nuestros salones ha marcado un hito en el consumo de contenidos. Pero no deben dormirse en los laureles, ya que los servicios de vídeo a la carta financiados con publicidad se están poniendo las pilas. No perdamos de vista a Hulu, Sony Crackle, Think Now Tv y Amazon.
  • Tecnologías inmersivas. Aunque la realidad virtual o aumentada todavía no tenga mucha penetración en el ámbito doméstico ofrecen un amplio abanico de oportunidades para que la televisión no se vea, sino que se experimente.
  • Cuestión de tiempo. Atrás queda el concepto de `zapping´ -casi tan atrás como el teletexto-. Ahora vemos como los contenidos adoptan formatos `snack´, cortos y fáciles de consumir. Pero no nos engañemos, pese a su escasa duración, también nos daremos atracones. ¿Creen que no son capaces? Esperad a que estrenen la última temporada de su serie favorita.
  • Adressable TV. Ya existen herramientas de planificación con las que comprar y optimizar el vídeo online, segmentando perfiles de consumidores específicos con una precisión sin precedentes gracias al dato y al conocimiento del consumidor a escala mundial. Xaxys Sync, tecnología propia de Xaxis, división de targetización de audiencias de GroupM, conecta la publicidad de Televisión y dispositivos móviles. Conocemos dónde están los consumidores y sus gemelos, aportando, gracias al identificador único de (m) Platform, (m)ID, el alcance y la exactitud de la programática en tiempo real a una publicidad – en una segunda pantalla a través de las webs, de las apps con más tráfico y de los móviles.

El ecosistema de los medios de comunicación varía día a día, pero la televisión en abierto sigue siendo el medio más utilizado, que es el que mayor satisfacción, notoriedad y relevancia aporta y su papel es clave en la decisión de compra, como así lo confirma nuestro estudio BrandZ Medios. La tele sigue siendo clave para emocionar, contar historias, crear `engagement´ con la audiencia y también para aumentar las ventas de los anunciantes gracias a su gran penetración -un 85% según los últimos datos del EGM-.


Grupo Control