CocaCola - Esta navidad el mejor regalo eres túAdvertisement
 

Juliana Paracencio y el sueño cumplido que resultó ser un error

Juliana Paracencio y el sueño cumplido que resultó ser un error
Miércoles, 13 de mayo 2020

"Tardé tiempo en entender la situación: no entendía cómo podía ser tan infeliz en la ciudad en la que soñaba vivir", nos cuenta Juliana Paracencio, Global Creative Director de Ogilvy UK, quien hace tiempo eligió Berlín para despuntar en su carrera creativa.

Nací en Brasil y mi primer trabajo al otro lado del charco fue en Leo Burnett Frankfurt cuando tenía 25 años. Un año más tarde, me trasladé a un nuevo puesto en Berlín. Tenía muchas ganas, ya que es una de mis ciudades favoritas del mundo y pensaba que así mi carrera despuntaría. Mi error fue que, como me hacía tanta ilusión vivir allí, no analicé los pros y contras del puesto ni de los clientes con los que tendría que trabajar. Pensaba que todas las agencias y clientes serían iguales (creo que había tenido mucha suerte hasta ese momento). Así que acabé trabajando con clientes que no eran muy creativos y los dos años siguientes no añadí nada importante a mi portfolio. El cambio no fue a mejor. 

Tardé tiempo en entender la situación: no entendía cómo podía ser tan infeliz en la ciudad en la que soñaba vivir. Así que empecé a darle vueltas hasta descubrir por qué el cambio había sido a peor: las campañas de publicidad más creativas de Alemania no se hacían en las agencias de Berlín, sino en otras ciudades. Analicé mis campañas favoritas en Alemania: quién las había hecho, para qué clientes… Y qué debía hacer para trabajar en ellas. Así que decidí volver a empezar como Directora de arte junior en Jung von Matt en Hamburgo, una de las agencias más creativas de Europa. Allí no podía ser senior pero me lo tomé como una inversión: En JvM pude crear un portfolio muy potente y trabajar para clientes creativos. 

Aunque Berlín fuera una laguna en mi CV, no me arrepiento y es que, además de conocer en Berlín al que hoy es mi marido, aprendí muchísimo: tratar con clientes que no valoran la creatividad me enseñó a apreciar aún más a los que sí lo hacen. Aprendí que siempre hay que analizarlo todo antes de dar el paso, a veces no se puede tener todo (eso que  trabajaba en una ciudad increíble). También aprendí que a veces hay que dar un paso atrás para pegar un salto adelante. Triunfé explorando caminos nuevos y, por supuesto, cometiendo un montón de errores. 


Callao City Lights 2020
Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
Premios Agripina 2020
 
Grupo Control