Publicidad, tú antes molabas

Publicidad, tú antes molabas
Jueves, 02 de febrero 2023

Las marcas no podían quedarse indiferentes ante la corriente de visibilizar la salud mental y cada vez son más las que se atreven a hablar del tema en sus mensajes. Lo paradójico es que quien está haciendo estas campañas sobre la importancia de cuidar el equilibrio emocional no esté valorando mucho el suyo, a juzgar por sus respuestas a una investigación del Club de Creativos y El Departamento. Hemos entrevistado a los directores de este estudio para analizar los resultados.

Ctrl.- ¿Cómo surge la idea de hacer un estudio sobre la salud mental de los creativos?

Javier Arenas (El Departamento).- Cuando contactamos con el Club de Creativos nos dimos cuenta de que tenían una intuición que querían confirmar con datos.

Paula Campos (El Departamento).- La idea era lanzar el servicio de 'mentoring' y querían conocer el contexto en el que se hacía, para tener un punto de partida. Ellos mismos valoraban del cero al diez el estado de su salud emocional y mental a partir de un cuestionario que elaboramos nosotros con la supervisión de expertos en psicología. Lo más interesante sería repetir el estudio cada cierto tiempo para comprobar tendencias; que esto no se quede en la foto de un momento.

Mucha gente no se atreve a hablar de este tema, y mucho menos a buscar ayuda profesional ¿Creéis que es un tabú en nuestra cultura?

Paula Campos.- Creo que la generación más joven está rompiendo ese muro de silencio. Lo hemos comprobado en otros estudios. También lo demuestran otros datos como el consumo de contenidos de psicología en formato podcast. Nuestra encuesta no se lanzó a panelistas, sino en redes sociales con el aval del Club de Creativos, y la respuesta fue muy superior a lo esperado usando este sistema. Descubrimos que había interés en hablar del tema. Nos sorprendió la voluntad que había de participar. Esperábamos más resistencias. Al final conseguimos 750 entrevistas. Y en las respuestas abiertas escribieron mucho.

En el informe de conclusiones que elaboró el Club de Creativos, y a la vista de los resultados, se dice que “Algo nos pasa. Algo no va bien”. ¿no es un poco sombrío esto?

Javier Arenas.- Que sean ellos mismos quienes se dan una nota baja a su estado de salud mental es muy sorprendente. En España cuando la gente está o se siente “normal” se pone un 7 sobre 10. Esto no es como el aprobado del colegio, que está en 5. Que haya tanta gente que se puntúa por debajo es significativo.

Paula Campos.- La visión de conjunto de los datos confirma que hacer el estudio y lanzar el servicio de asistencia psicológica en el Club de Creativos ha sido una buena idea porque algo pasa, sobre todo entre los jóvenes y las mujeres, que son los que más bajo se puntúan, o al menos los que más se atreven a comentarlo.

¿Hay algo en particular de la profesión o el sector que pueda explicar este resultado o creéis que se produciría lo mismo si se estudiara otra profesión liberal, como médicos, abogados o arquitectos?

Paula Campos.- Por supuesto, en cualquier trabajo puede haber momentos de bajón, y por tanto podrían darse estos resultados, pero es posible que en las profesiones más creativas o artísticas haya una mayor predisposición a sentirse insatisfecho. Hay muchos niveles de presión, hay bloqueo creativo y también está el síndrome del impostor, que lo mencionan muchos.

También se habla de agotamiento crónico, y eso puede ser debido a los sistemas de trabajo en las agencias ¿no es así?

Paula Campos.- Aunque es algo de lo que se habla también en otros ambientes profesionales, la publicidad es una profesión en la que estás expuesto a la crítica continua de tu trabajo, que además tiene que ser siempre brillante. Esto puede acabar afectando a la autoestima y aumenta el cansancio.

Javier Arenas.- El ambiente laboral en publicidad predispone a la ansiedad. Son tiempos de trabajo cortos, con muchas exigencias y bastante inseguridad.

Sorprende que el factor económico no ocupe los primeros puestos en el ranking de razones para la insatisfacción.

Javier Arenas.- Entre los jóvenes sí, aunque no sé si es porque las agencias no cuidan esto o porque es la situación general de esa generación, que tiene salarios muy precarios en general.

Paula Campos.- En las respuestas abiertas poca gente mencionaba eso explícitamente. Sus respuestas más bien tenían que ver con satisfacer un deseo de aprender, de estar a gusto en el ambiente de trabajo, de tener experiencias enriquecedoras, sentirse reconocido, estar motivado por el trabajo, ese tipo de cosas.

Javier Arenas.- Aunque el dinero sea un factor importante, hay otra parte que es más emocional. Una necesidad de ser reconocido tanto por tu aportación como lo que eso significa para la prosperidad del cliente o la agencia.

Paula Campos.- Por ejemplo, tener un horario establecido que permita la conciliación es algo que en esta profesión tiene un valor muy superior a la media en otras profesiones. Muchos elegirían tener unas horas definidas a la semana antes que un aumento de sueldo; todo dentro de unos límites, claro.

¿Hay muchas referencias al tema de la conciliación?

Javier Arenas.- Sí, muchas, y sobre todo en una franja de edad en la que se empieza a tener hijos, que lógicamente son los que están más agobiados.

Paula Campos.- Y desgraciadamente, se menciona más en mujeres, lo que refleja una realidad desigual y preocupante dentro y fuera de las agencias.

La brecha de género está clara ¿hay también una de edad?

Javier Arenas.- La conclusión podría ser que los que son mayores han vivido ya unos procesos de trabajo sin horarios, sin rutinas que den seguridad, con mucha carga de trabajo en poco tiempo, etcétera… y ahora al estar en posiciones de poder exigen a los subordinados, que son más jóvenes, que pasen por lo mismo, aunque los tiempos sean ahora distintos.

Paula Campos.- Quizás hace veinte o treinta años se consideraba que estas condiciones laborales eran intrínsecas al trabajo en publicidad, e incluso les gustaba. Los que pasaron por eso entonces son los jefes ahora, siguen pensado igual y pretenden que los que vienen después pasen por lo mismo.

El concepto “conciliación” se suele aplicar a la organización familiar, pero en vuestro estudio lo utilizáis también para hablar de un equilibrio emocional individual ¿se puede hablar de una especie de conciliación con uno mismo?

Paula Campos.- La principal preocupación expresada es la falta de tiempo para uno mismo. La gente necesita tener otra vida que no sea el trabajo. Además, la profesión creativa necesita nutrirse de la cultura, de un contacto con actividades como el cine, el arte, la literatura. Un aire fresco que aumenta el rendimiento laboral, y por eso lo demandan tanto. Esa inspiración no se encuentra solo en las redes sociales.

Javier Arenas.- Y eso tiene que ver con un cambio cultural. La idea de autorrealización no esta tan vinculada a pasar tantas horas encerrado en una oficina.

Paula Campos.- El club de creativos nos pidió separar en el cuestionario la esfera profesional de la personal, porque, aunque estén vinculadas, parte de las frustraciones vienen por no cumplir las expectativas personales. También se hizo esta distinción por si se comprobaba que se podía estar bien en una esfera y mal en la otra, pero eso no ha resultado así. El vínculo es muy estrecho.

Con frecuencia se menciona también el llamado “síndrome del impostor” ¿No es un poco raro en una profesión a la que se acusa tantas veces de narcisista y ególatra?

Paula Campos.- Mucha gente que trabaja en publicidad siente que no es un profesional que se dedique a algo concreto o específico, sino que hace un poco de todo y con herramientas y medios que cambian constantemente, lo que muchas veces cuestiona la utilidad de lo que has estudiado o el valor de un título académico. Esto no pasa con otras profesiones como la arquitectura o la medicina y crea mucha inseguridad y falta de confianza en uno mismo, que son los factores del síndrome del impostor.

¿Será esa la razón por la que en publicidad hay tanta obsesión con los premios?

Javier Arenas.- En publicidad no hay muchos criterios objetivos para valorar el trabajo. El criterio es el juicio subjetivo de los demás. El nivel de exposición es muy alto y por eso hay tanta necesidad de reconocimiento.

También se habla del emprendimiento como una salida a la frustración.

Paula Campos.- Sí, un 15% de los encuestados dice que quiere salir del estancamiento montando su propia agencia, tomando el control de lo que hace.


Aedemo febrero 2024
 
Lo más leído
Ayer
Semana
Mes
Año
1
Cargando...
2
Cargando...
3
Cargando...
4
Cargando...
5
Cargando...
 
 
Grupo Control
 
Kit Digital
Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia
Financiado por la Únion Europea - Next Generation EU