exaprint dic 2017
Publips Serviceplan diciembre 2017
 

5 marcas que no han sabido evolucionar con los tiempos

5 marcas que no han sabido evolucionar con los tiempos
Viernes, 13 de octubre 2017

Unas por arrogancia o ceguera y otras por pésimas decisiones empresariales o exceso de prudencia, lo cierto es que son muchas las marcas que no han sabido adaptarse a los cambios tecnológicos. Os contamos los cinco ejemplos más sonados.

1. Kodak, visionaria sin ejecución

El negocio principal de Kodak, 128 años de trayectoria, fue vender carretes fotográficos, y llegó a hacerse con 90% del mercado americano. 

Llama la atención que el primer ejemplo de cámara digital fue desarrollado en 1975 por Steve Sasson, un ingeniero que trabajaba para Kodak. La cámara tenía un tamaño considerable, tardaba 20 segundos en sacar una foto, ofrecía una baja calidad de imagen y requería complicadas conexiones con un televisor para visualizarlas. Sin embargo fue el primer, y buen paso, hacia la innovación que demandaba el mercado. Kodak inventó la tecnología, pero no invirtió en ella. El propio Sasson le contó al New York Times que la respuesta de la dirección de la compañía a su propuesta de cámara digital fue: "Es mona, pero no se lo cuentes a nadie".

2. Napster

Shawn Fanning, un adolescente de Massachusetts, fue quien creó Napster, uno de los primeros programas peer-to-peer (P2P) masivos para compartir archivos, en 1999.

Estimulado por un amigo que quería conseguir varios archivos MP3 que le interesaban, Fanning logró escribir el código de un programa que facilitó el intercambio de música entre usuarios. Ante el potencial de la idea, fundó una pequeña empresa con varios trabajadores encargados de mejorar y desarrollar el programa, al que llamaría Napster. Llegó a alojar unos 24 millones de usuarios. Fue portada de la revista Wired y se hizo famoso pero, poco después, la empresa se convirtió en la obsesión de las discográficas por motivos legales, y tras varios juicios consiguieron que se cerrara el servicio. Finalmente, Napster acordó pagar 25 millones de euros en derechos de autor. Ahora, la marca sigue viva, aunque como un servicio de música por suscripción lanzado en 2011 a raíz de su fusión con Rhapsody.

3. Blackberry 

Fundada en el año 1984 por Mike Lazaridis, Research in Motion (RIM) se dedicaba al desarrollo de redes de datos inalámbricas. Fue en el año 2000 con el lanzamiento de los primeros dispositivos BlackBerry, cuando RIM creció vertiginosamente. Sentar las bases de lo que debían ser los smartphones, escuchar e incluso adelantarse a las necesidades de los clientes corporativos y envolver sus productos con particular elegancia, hicieron de RIM lo que fue y marcó la historia de Blackberry. Las ganancias de la marca crecieron hasta un 84% en tres años.

Parece que el éxito desbocado nublo la vista de sus responsables. Un sistema que funcionaba, unos dispositivos que se vendían y una filosofía que gustaba, parecían que no debían cambiar. La falta de innovación y cierta prepotencia y sordera ante la competencia recién surgida como Apple y el iPhone o Google con Android  desplomaron a BlackBerry. Como último respiro, trato de copiar a sus rivales incorporando entretenimiento en sus dispositivos, pero perdió su naturaleza y el mercado le dio la espalda.

4. Olivetti

Olivetti se fundó en 1908 con apenas 20 empleados en Turín y llegó a convertirse en la fábrica de máquinas de escribir más prestigiosa. A finales de los 80, Olivetti está entre las 10 primeras empresas de informática a nivel mundial gracias a su variedad de productos y servicios presentes en los  mercados punteros del sector.

Sin embargo, en los 90 aumenta la competencia en el mercado debido a la complejidad de los entornos tecnológicos. La marca de máquinas de escribir trató estar a la vanguardia de este cambio. Fabricó calculadoras eléctricas, desarrolló el primer ordenador de mesa, antes de Apple, y lanzó al mercado el primer ordenador portátil de la historia.

Sin embargo, para mantener el monopolio de sus productos, desarrolló softwares cerrados, que eran incompatibles con otros ordenadores y provocó que sus clientes gastaran mucho dinero en hacer compatibles sus sistemas. La empresa, por esa mala decisión, salió del negocio de los ordenadores, se concentró en la fabricación de cajas registradoras, y se fue quedando a la cola de la industria tecnología.

5. Blockbuster

Blockbuster llegó a tener 60 millones de socios, puntos de venta en 25 países, 9.000 tiendas y 60.000 empleados a lo largo del mundo. En 1985, David Cook creó el gigante estadounidense de alquiler de películas y luego se hizo millonario con la venta de la compañía a Viacom en 1994 por más de 8.000 mil millones de euros. Pero entonces se popularizó Internet como pantalla cinematográfica. Para afrontar el cambio, primero lanzó un plan de suscripción por correo, pero ya eran muchos los que acudían a Internet para ver películas. Luego puso en marcha un sistema de suscripción vía streaming, pero tampoco pudo competir con los precios que ya ofrecían plataformas como Netflix o Redbox. Dish se hizo en 2011 con Blockbuster por sólo 223 millones. En 2013, la compañía cerró su última tienda.


Grupo Control