Inteligencia Artificial, el arma secreta de las marcas

Inteligencia Artificial, el arma secreta de las marcas
Martes, 12 de marzo 2019

La función principal de la IA en los medios y la publicidad es colocar un contenido relevante para el consumidor y hacérselo llegar en el momento adecuado; además de garantizar que el contenido de marca no se posiciona junto con contenidos inapropiados o inseguros. Y no sólo eso, también es el mejor conductor creativo.

Titular tras titular, las noticias nos advierten sobre los riesgos que representan para nuestros empleos la inteligencia artificial (IA). Leemos y escuchamos sobre los chatbots que reemplazarán a los trabajadores del centro de llamadas, los robots que automatizarán la planta de producción, y un sinfín de contenidos agoreros que convierten así a la tecnología en la peor pesadilla de cualquier trabajador. Pero nada más lejos de la realidad cuando hablamos de publicidad digital, donde la IA no para de crear toda una serie de oportunidades para los equipos creativos y las marcas para las que trabajan.

Actualmente, la función principal de la IA en los medios y la publicidad es colocar un contenido relevante para el consumidor y hacérselo llegar en el momento adecuado; además de garantizar que el contenido de marca no se posiciona junto con contenidos inapropiados o inseguros. No cabe ninguna duda que la IA aumenta el rendimiento en las campañas publicitarias digitales. Aun así, según nuestros datos muy pocas agencias y anunciantes están aprovechando su verdadero potencial.

La IA es el mejor conductor creativo; puede ayudar a las marcas a determinar los elementos más adecuados para hacer que cada campaña sea un éxito creativo. Desde la imagen, el color, el copy, o la colocación de cada creatividad en el lugar más adecuado, la IA puede dar a los creativos “la foto” que hay detrás de la cortina que necesitan para comprender cómo conseguir el mayor engagement. Lo mejor de todo es que la IA puede analizar todos estos componentes al mismo tiempo y adaptar el contenido del anuncio casi al instante, para que los anunciantes puedan modificar las campañas y adaptarlas a un consumidor individual. Logramos así una híper-personalización: si ese es el color perfecto para aprovechar el estado de ánimo de una persona o una imagen que le pueda resultar particularmente atractiva.

Los beneficios creativos de esta tecnología significan que ya no es simplemente una tecnología futurista “de vanguardia” para anunciantes y agencias. Es una herramienta imprescindible para optimizar al máximo la inversión publicitaria. Claramente, hay beneficios para los anunciantes, aunque principalmente son los consumidores los más favorecidos, ya que la IA puede ayudar a crear anuncios que capten su atención y aprovechen sus preferencias personales, situando así al consumidor en el centro de cualquier estrategia de marketing digital.

Sí, los profesionales de marketing desean utilizar la inteligencia artificial porque les permite tomar decisiones más informadas sobre el contenido creativo y garantizar que este contenido ofrezca resultados para la campaña en general, pero los consumidores son los verdaderos ganadores de la ecuación. Este valor de la IA es, sin duda, la razón por la cual el 81% de los anunciantes tiene previsto aumentar el uso de la tecnología en su publicidad digital en los próximos 12 meses, tal y como revela nuestro reciente estudio; un signo positivo para la industria de la publicidad en su conjunto


Grupo Control