Onlineprinters agosto 2016
 

Kellogg’s despide a Phelps

Miércoles, 25 de marzo 2009

La directora de la revista Estrategias, Penélope García, escribe su editorial de marzo

Kellogg’s despide a Phelps

 

Tras los Juegos Olímpicos del verano pasado, Michael Phelps se convirtió en un héroe que conseguía ocho medallas de oro en natación. La marcas se lo rifaban para que aportase a sus productos su imagen de triunfador, juventud, esfuerzo, superación… Y se unió así a Kellogg’s, Subway, Speedo, Omega, AT&T, Visa… con las que firmó contratos millonarios (se calcula que ha ganado más de cien millones de dólares) para promocionar sus productos.

 

Tras el esfuerzo de unos cuantos años sin salir del centro de natación donde entrenaba y conseguir ese histórico récord de medallas, Phelps decide tomarse un tiempo sabático y disfrutar de la vida como un chico de su edad (23 años), ir de fiesta, salir con chicas… y fumar marihuana.

 

Sí, cometió el error de fumar un bong (pipa de agua para cannabis) delante de otros jóvenes, y uno le sacó una foto que publicó el diario sensacionalista británico News of the World. La consecuencia: un gran revuelo mediático en Estados Unidos, la decepción de miles de seguidores y la ruptura con uno de sus partners –Kellogg’s– que, tal y como decían sus portavoces, no podían permitirse unir su marca, especialmente dirigida a niños, con un deportista que toma drogas.

 

No podemos juzgar su comportamiento como chico joven que es, ni siquiera centrándonos en su función como deportista –aunque sí en su imagen, que se ha visto seriamente deteriorada–, pero entiendo la decisión de Kellogg’s. Aunque haber presentado sus disculpas le ha salvado algunos contratos, –Speedo y Omega han considerado sus actos como algo privado e ‘irrelevante’– la marca de cereales optó por el despido. Subway, por su parte, publicó en un comunicado que “como la mayoría de los americanos, nos hemos sentido decepcionados por su comportamiento, pero como la mayoría de los americanos, aceptamos sus disculpas”.

 

Phelps nunca ha dado positivo a sustancias prohibidas durante los campeonatos, pero este acto ennegrece mucho su imagen de héroe y modelo para muchos niños. No hace ni cinco meses que los máximos ejecutivos de grandes firmas se pegaban por salir en la foto con él y ahora esos mismo ejecutivos ordenan que se retire la foto del nadador con sus productos. Hay que cuidar la imagen de marca.

 

No es la primera vez que esto ocurre. Los chicles Doublemint de Wrigley también se vieron afectados por el comportamiento del rapero Chris Brown, imagen de su marca, que hace poco agredió físicamente a su novia, la también cantante Rihanna. ¿Es útil para todas las marcas asociarse a un celebrity? Evidentemente, no.

 

 

Penélope García

Penélope García, directora de la revista Estrategias.


Grupo Control Publicidad,
desde 1962 especializado en publicidad y marketing