OATH 1 enero 2018
 

El nuevo logotipo de la FAD dice adiós a su emblemática mano

El nuevo logotipo de la FAD dice adiós a su emblemática mano
Miércoles, 03 de enero 2018

El cambio en su identidad refleja una evolución en el enfoque de trabajo de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, que pasa de centrarse en las sustancias para trabajar en el fortalecimiento de las personas.

Tras más de tres décadas utilizando una mano blanca con una prohibitiva barra roja superpuesta como logotipo y emblema más representativo, la FAD evoluciona y cambia su imagen

La FAD nació a mediados de la década de los años 80, en un momento histórico en el que las drogas -y en especial la heroína- generaban una gran preocupación social. La FAD nace para hacer frente a este problema sin precedentes y con una misión clara y muy focalizada: prevenir el consumo de drogas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el universo juvenil ha cambiado profundamente. La accesibilidad a muchas sustancias es un hecho, y la aceptación tácita y banalización social de determinados consumos una realidad. Esto supone la necesidad de asumir que las drogas no van a desaparecer y por ello, como sociedad, debemos aprender a convivir con ellas. Eso implica que trabajemos para gestionar adecuadamente esa convivencia.

La apuesta de la FAD en este sentido es trabajar en el fortalecimiento de la persona, potenciando sus capacidades y actitudes para ser así menos vulnerables frente a cualquier conducta que suponga riesgo para el desarrollo, tanto personal como social, y poniendo una especial atención en la protección de los más jóvenes.

Esta apuesta por el desarrollo personal y social (desarrollo integral) de adolescentes y jóvenes supone una ampliación en el foco de acción de la FAD que deja de estar fijado exclusivamente en los consumos de drogas y pasa a contemplar la prevención de cualquier conducta de riesgo social juvenil que suponga una amenaza (violencia entre iguales, violencia de género, adicción a nuevas tecnologías o juego online, acoso escolar o prácticas sexuales arriesgadas, entre otras).

La evolución de la FAD hacia un objetivo fundacional más amplio debía reflejarse en su identidad visual y, un primer paso, es el lanzamiento de un nuevo logotipo y nueva imagen como símbolo de este cambio.

Esta evolución de la imagen de marca ha sido desarrollada de manera desinteresada por SUMMA, agencia de Branding global, que lleva más de dos décadas creando y gestionando identidades corporativas de multitud de empresas e instituciones.


Grupo Control