onlineprinters 21 de mayo 2018
Samsung Mayo 2018Advertisement
 

50 años después, ¿qué hemos aprendido de Mayo del 68?

50 años después, ¿qué hemos aprendido de Mayo del 68?
Jueves, 10 de mayo 2018

Mayo del 68 fue una revolución cultural y estética que 50 años después contemplamos como un sugerente movimiento de imaginación y creatividad. Pero, ¿ha dejado alguna enseñanza a los hijos de la sociedad digital? ¿Y a la industria de la comunicación?

“En Mayo del 68 se despertó la rebeldía de los jóvenes y eso es algo que hemos heredado: el no dar nada por supuesto y plantear alternativas propias”, apunta Susana Pérez, Directora creativa ejecutiva de Proximity. “Los jóvenes de entonces desarrollaron un punto de vista crítico hacia el 'establishment', el colonialismo, las guerras y la sociedad de consumo y el espectáculo, todo lo cual es fácil trasladar a lo que vivimos hoy”.

Pancho Cassis, Director creativo ejecutivo de LOLA MullenLowe, añade: “De aquella revolución todavía quedan vestigios. Esa revolución hizo ver que todo es posible y que, cuando la gente se organiza, la gente es la que manda. El único problema es que, hoy en día, es muy difícil ver cambios que tengan un efecto tan largo en el tiempo, porque todo cambia mucho más rápido que en los sesenta”.

Algo más escéptico se muestra Ricardo Pérez, socio fundador de RPA, quien cree que “no estamos ante ninguna revolución estética o cultural -si acaso sólo política-. Entiendo que impera el continuismo, más allá de la irrupción de las nuevas tecnologías, que cambian la forma, pero no el fondo. Se utilizan medios y plataformas diferentes, sumadas a las ya conocidas, pero entiendo que no se contempla ninguna revolución artística y no sé si ni siquiera una evolución".

En la misma línea se posiciona David Torrejón, Director general de la Federación de Empresas de Publicidad y Comunicación: “En mi opinión, Mayo de 68 no tuvo estética propia porque los cambios en los gustos de la juventud se habían producido antes. Lo que sí es cierto es que esa estética joven se convirtió, como tantas veces pasa con la moda, en un elemento de diferenciación de generaciones y, sin duda, la diferencia generacional fue uno de los elementos clave del 68 y produjo efectos culturales más allá de la política, el aspecto que es el más analizado. Por ejemplo, en publicidad, el elemento de transmisión y retroalimentación de la cultura pop, creo que sí que se generaron cambios significativos”.

Antonio Montero, socio fundador de Montero y Ella, hace una reflexión sobre la frustración como germen de Mayo del 68: “Hace unos días, un filósofo español, cuyo nombre ahora no recuerdo, apuntaba que, en nuestro mundo, un ser humano puede conseguir cosas que hace unas generaciones nadie podía ni soñar. También señalaba que, si éstas no se consiguen, la frustración es cientos de veces mayor a la que se podía experimentar cuando nuestros abuelos vivían en comunidades rurales y se casaban con una persona del mismo barrio o entorno. Ellos, en la mayoría de casos, trabajaban cerca de donde habían nacido, mientras que sus hijos, nuestros padres, ya comenzaban a experimentar algunas mejoras en su calidad de vida. Hoy en día, creo que la insatisfacción es psicológica y basada en hechos inciertos, es decir, no reales, algo parecido a lo que sucedió en Mayo de 68”.

Paula Mantiñán, Directora de comunicación y relaciones institucionales de TBWA, apela a los paralelismos con el 15M: “Mayo del 68 supuso un cambio en la sociedad moderna que trajo consigo una serie de transformaciones que bien podrían verse reflejadas en reivindicaciones actuales, como las del 15M. Además, muchos de los valores por los que se lucha proceden de esta revuelta, que muchos consideran el origen de la mentalidad democrática actual: la no discriminación por sexos, la precariedad laboral, la ecología...”


Grupo Control