Publicación especializada en estrategias de marketing, publicidad y medios de comunicación.
Campañas

Acciona Cultura seduce con "Navigalia. La magia está en el río"

Acciona Cultura seduce con "Navigalia. La magia está en el río"
Comparte
lunes, 29 de enero 2024

Pantallas de agua, técnicas de "video mapping" y efectos especiales con iluminación láser y lanzallamas configuraron una puesta en escena única en el río Guadalquivir para contar la historia de una niña que descubre la ciudad donde desembarcan los Reyes Magos.

ACCIONA Cultura congregó las pasadas Navidades a 250.000 espectadores en el Muelle de la Sal de Sevilla, a orillas del Guadalquivir, para asistir a "Navigalia. La magia está en el río", un espectáculo audiovisual de gran formato diseñado por la compañía para el Ayuntamiento de Sevilla.

Basado en la narrativa de un cuento navideño y con unos 15 minutos de duración, "Navigalia" se pudo disfrutar en la capital hispalense desde el 20 de diciembre y hasta el 4 de enero, generando un gran impacto en medios de comunicación y redes sociales y agotando las entradas a las pocas horas de su lanzamiento. El enorme atractivo de lo que fue el plato fuerte de los eventos navideños en Sevilla hizo que el ayuntamiento ampliara el número de pases por día -siete, en lugar de los cuatro iniciales- para que más espectadores pudieran tener acceso al mismo.

En "Navigalia. La magia está en el río", ACCIONA Cultura empleó pantallas de agua, técnicas de video mapping en el muro de la calle Betis y efectos especiales con láser y lanzallamas, así como una banda sonora original, para contar la historia de Esperanza, una niña sevillana que emprende una mágica aventura en la que descubrirá la ciudad oculta donde los Reyes Magos de Oriente desembarcan con regalos para todos los niños de Sevilla.

La puesta en escena de este espectáculo de gran formato se articuló en tres planos diferentes: el primero, la lámina de agua del Guadalquivir; un segundo plano, a unos 40 metros, con tres pantallas de agua de grandes dimensiones, y un tercer nivel; en la orilla de Triana, que mostraba un lienzo de 120 metros de ancho.

El audiovisual, guiado por una voz en off que acompañó la intervención de los distintos personajes, presentaba una envoltura musical con connotaciones fantásticas y navideñas, así como distintos efectos de sonido mágicos y evocadores, que potenciaba todas las composiciones de vídeo 3D. En cuanto a la iluminación, a uno y otro lado del río se desplegó una batería de focos robotizados para realizar coreografías de color tanto aéreas como sobre la superficie misma del agua. Asimismo, el Puente de Triana se iluminó y “mapeó” con láser de forma totalmente sincronizada con la banda sonora del espectáculo.

 

Comparte
Lo más leído

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER