Branded Content vs Publicidad Nativa

Branded Content vs Publicidad Nativa
Miércoles, 30 de septiembre 2020

Ofrecemos un nuevo capítulo del análisis comparativo que han realizado conjuntamente el equipo jurídico de Écija y BCMA Spain para señalar las singularidades, desde el punto de vista legal, del Branded Content respecto a otras disciplinas del marketing. Hoy es el turno de la Publicidad Nativa.

La publicidad nativa es una modalidad publicitaria desconocida por aquellos no especialistas del sector publicitario, ya que se trata de un formato novedoso que, a primera vista, puede confundirse con la denominada publicidad “tradicional”. Concretamente, se trata de una modalidad publicitaria en la que el contenido creado por la marca se adapta al entorno en el que va a aparecer, por lo que suele integrarse a la perfección con el medio en el que se incluye. Uno de los ejemplos más habituales suele ser el de los medios online, en los que se incorpora publicidad, tomando el mismo formato, y utilizando el look and feel que presentan el resto de contenidos propios de ese medio editorial. 

Esta forma de promocionar productos o servicios no posee, en la actualidad, una regulación específica, más allá del cumplimento general de las normas publicitarias. No obstante, podría definirse como aquella forma de publicidad que se inserta, a cambio de un precio, en diferentes medios adaptándose, en forma y funcionalidad, al entorno en el que aparece, permitiendo impactar al usuario de una forma menos intrusiva y agresiva que con la publicidad tradicional. 

En este caso, ambas figuras comparten la falta de concreta regulación y su intento por evitar esa intrusión agresiva en el consumidor, buscando la atracción directa del público para que acceda al contenido preparado por la marca. Pero mientras que el Branded Content es un contenido producido de manera íntegra por la marca, que simplemente utiliza los canales disponibles para difundir su contenido, la publicidad nativa se inserta en medios de terceros adoptando su apariencia con la intención de resultar menos invasiva, pero no deja de ser un elemento ajeno a la generalidad del contenido publicado en ese medio. 

Además, en el caso de la publicidad nativa, hay una clara finalidad publicitaria, por lo que debe mostrarse siempre de manera que se advierta que es contenido promocionado para evitar, precisamente, que se confunda con los contenidos medio en el que se ha insertado y al que, en apariencia, se asemeja.


Descárgate GRATIS la versión LITE del número de octubre de la revista CTRL
 
Grupo Control