Onlineprinters octubre 2019
 

Endesa, por la integración laboral de los mayores de 50 años

Endesa, por la integración laboral de los mayores de 50 años
Miércoles, 02 de octubre 2019

Coincidiendo con el estreno de la película "Abuelos", el proyecto Generación Savia, de Fundación Endesa y Fundación máshumano, busca demostrar, con ejemplos reales, que pasados los 50 puede conseguirse el éxito en la industria del cine. Al igual que están haciendo destacadas actrices de Hollywood.

Decía hace un par de años el veterano director Peter Bogdanovich (‘Qué me pasa doctor’, ‘The last picture show’) que en el Hollywood actual queda poco espacio para los adultos: “Se hacen muchas adaptaciones de cómic, hay demasiados superhéroes. […] Ya sólo se hacen películas para niños y adolescentes”. En una industria dirigida a juniors, cada vez se escriben menos historias centradas en personas mayores de 50 años. Las jóvenes generaciones se han convertido en el target prioritario de la industria, y tienen la necesidad de identificarse con personajes de su edad, por lo que los seniors quedan muchas veces condenados a ser los secundarios, rara vez los protagonistas. En España, quienes más acuden a las salas de cine son el rango de edad entre los 20 y 34 años (más de un 32%), un índice que aumenta considerablemente si por ejemplo hablamos de Estados Unidos.

Pero lejos de verlo como un problema, tenemos que empezar a afrontarlo con positividad porque el cambio es posible, porque hay datos esperanzadores, y porque proyectos como Savia, de Fundación Endesa en colaboración con Fundación máshumano, son el fruto de esa nueva sensibilización que puede aportar soluciones. Se está promoviendo un necesario cambio cultural sobre un colectivo, los profesionales mayores de 50 años que han sido desvinculados prematuramente de sus trabajos, que se estima en alrededor de 1 millón de personas.

La batalla de la edad la ganan las luchadoras

Lo de que en Hollywood la vida laboral de una actriz comience su decadencia pasados los 40, es algo real e innegable. Las carreras de actrices tan destacadas como Sharon Stone, Demi Moore, Melanie Griffith, Meg Ryan, Michelle Pfeiffer o la mismísima Julia Roberts llevan años estancadas, o francamente tocadas, desde el día que cumplieron los 45 y los productores comenzaron a pensar que ya no representaban el ideal de belleza juvenil.

Sin embargo, algunos movimientos sociales y reivindicativos están replanteando la posición que tienen las veteranas en la industria, y aunque sigue habiendo injusticias, como que consideren a Charlize Theron, con 45 años, ya una actriz en edad difícil para ejercer papeles principales (le ofrecieron hacer de madre de Wonder Woman y se sintió ciertamente ofendida), hay que celebrar otros casos de intérpretes que se mantienen o incluso, están despuntando, pasada la temida barrera de los 50.

Sobrevivir y triunfar con arrugas ya no es privilegio de raras excepciones como Meryl Streep, Susan Sarandon o Helen Mirren. Nicole Kidman es el mejor ejemplo, que con 52 años conserva su empuje en la industria, arriesgándose y sabiendo compaginar proyectos muy personales, tanto en cine como en televisión, con trabajos alimenticios de gran presupuesto. Monica Bellucci ha conseguido, por ejemplo, ser chica Bond con 50 años en ‘Espectra’, algo hasta ahora inaudito. Actrices como Sandra Bullock (55 años), Jennifer Aniston (50), Renée Zellweger (50), Vera Farmiga (46) o Reese Witherspoon (43 años) han tomando las riendas de sus carreras convirtiéndose en exitosas empresarias que ponen en pie sus propios proyectos, destinados en su mayoría al que se ha convertido en el gran futuro de la ficción adulta, las plataformas televisivas (Netflix, HBO, Amazon, las inminentes AppleTv y Disney+ etc).

Savia se esfuerza para que la veteranía y el valor que aportan los años sean la mejor tarjeta de presentación de los trabajadores senior, y no tengamos que vivir situaciones tan rocambolescas como las que vivieron hace décadas las ilustres actrices Bette Davis y Shelley Winters. En 1962, ya con 2 Oscar, 10 nominaciones al Oscar y una carrera impecable, Bette Davis se vio obligada a publicar un anuncio en la revista VARIETY para buscar trabajo. Tenía 54 años. La ocurrencia causó sensación y ese mismo año rodó su última gran película ‘¡Qué fue de Baby Jane?’ por la que consiguió su última nominación al Oscar. Por su parte, Shelley Winters tuvo que enfrentarse a los 65 años a un joven director de casting, que nada sabía de su carrera, y que le pedía conocer sus trabajos y credenciales, ella se presentó a la reunión con sus dos Oscars en el bolso, los sacó, los puso sobre la mesa y añadió “¿aún necesita saber que he hecho?”.

La importancia del talento senior

Savia, iniciativa de Fundación Endesa en colaboración con Fundación máshumano, aporta soluciones efectivas a la optimización de dicho talento y lo hace desde dos dimensiones: la necesidad que tienen los profesionales senior por seguir trabajando y aportando a la sociedad y, por otro, la necesidad que existe en el mundo empresarial y, especialmente, en las empresas, PYMEs, startups y ONGs de contar con este talento.

El próximo 11 de octubre, y como parte de este empeño por apostar y visibilizar al trabajador senior, Endesa y Savia colaboran en el estreno de la película "Abuelos", dirigida por Santiago Requejo, y que narra la historia de tres parados, mayores de 50 años, que se unen para poner en marcha una guardería, superando las trabas con que se topan para poder llevarla a cabo. Protagonizada por Carlos Iglesias, Roberto Álvarez y Ramón Barea, la película es parte de un proyecto transmedia que consta además de unos premios de emprendimiento para mayores de 50 años, y un libro sobre la realidad social que lo ha motivado todo.


Grupo Control