Dirigentes septiembre
 

4 prácticas eficaces y poco conocidas para trabajar en casa

4 prácticas eficaces y poco conocidas para trabajar en casa
Miércoles, 18 de marzo 2020

Tan sólo el 7,9% de las personas ocupadas teletrabajó durante el cuarto trimestre del 2019 en España, sin embargo la crisis del Coronavirus está obligando a muchos trabajadores a poner en práctica esta modalidad sin tener experiencia previa. Os dejamos cuatro técnicas para facilitaros la tarea.

El teletrabajo se ha convertido en una medida obligada para miles de trabajadores con la llegada de la crisis del Coronavirus. Es importante gestionar el tiempo de la jornada laboral para evitar distracciones que puedan surgir en el hogar y seguir siendo lo más productivo posible. Por este motivo, Sodexo Beneficios e Incentivos comparte con nosotros cuatro prácticas útiles y poco conocidas para aplicar durante las jornadas de trabajo en casa:  

  1. Técnica Pomodoro. Consiste en dividir la jornada laboral en intervalos de 25 minutos - a estos periodos se les denomina ‘Pomodoros’, en referencia al nombre del inventor de esta técnica -, separados por una pausa de cinco minutos. Durante esos ‘Pomodoros’ el trabajador debe dedicarse a una tarea en concreto sin distracciones. Cada cuatro ‘Pomodoros’ se recomienda tomar un descanso más largo de unos 15 o 20 minutos. Este método se basa principalmente en la idea de que las pausas establecidas pueden mejorar la agilidad mental y la productividad a la hora de realizar las tareas asignadas en el día a día.
  2. Técnica ‘Comerse la rana’. La clave para ser más productivo es aprender a priorizar las diferentes gestiones que hay que llevar a cabo a lo largo del día. Se tiende a dejar para el final las tareas más complicadas y, al llegar con menos energía, se acaban dejando para otro momento. Teniendo en cuenta este comportamiento, el autor Brian Tracy ideó la técnica ‘cómete una rana’, basada en la cita del escritor Mark Twain: “Cómete una rana viva a primera hora de la mañana y nada peor te ocurrirá a lo largo del día“. Esta técnica se basa en realizar en primer lugar la tarea más difícil o desagradable, para que el resto parezcan más sencillas. De esta forma, si se realizan las tareas en un orden adecuado, se evitará la procrastinación y la jornada laboral será más productiva.
  3. Regla de los dos minutos. Una técnica que consiste en establecer en nuestra rutina de trabajo la norma de realizar inmediatamente aquellas tareas que conllevan menos de dos minutos. El objetivo de este método es dejar de pensar y apuntar las gestiones que hay que hacer y simplemente realizarlas en el acto. La regla de los dos minutos surge a partir del método Getting Things Done (GTD) desarrollado por David Allen. Según este sistema, la mayoría de las tareas que se posponen para otro momento en realidad no son difíciles de hacer simplemente que se tiende a retrasarlas por diferentes razones o por procrastinación.
  4. Método Ivy Lee. Un sistema centenario que ayuda a organizar la jornada a través de una lista de tareas. Ivy Lee fue un profesional de las Relaciones Públicas que creó este método a principios del siglo XX para mejorar el rendimiento de sus clientes. Esta técnica consiste en realizar al final de la jornada laboral una lista de las seis cosas más importantes que hay que realizar al día siguiente. Nunca poner más de seis tareas y disponerlas por orden de prioridad colocando en primer lugar la más urgente. De esta forma, al día siguiente ya está organizada la jornada y el empleado puede centrarse en ir realizando en orden las diferentes tareas. Además, con este método se evita el multitasking ya que requiere enfocarse únicamente en una tarea y no pasar a la siguiente hasta tacharla de la lista. Aquellas tareas que no se han completado se pasan en orden a la lista del día siguiente.

Agripina septiembre 2020
Descárgate GRATIS la versión LITE del número de septiembre de la revista CTRL
ESEM septiembre 2020
 
Grupo Control