El semáforo del CdeC 2020

El semáforo del CdeC 2020
Martes, 13 de octubre 2020

El primer éxito es que haya podido celebrarse, pero ha sido un año diferente marcado inevitablemente por la situación de crisis sanitaria y económica que estamos viviendo. Estas son nuestras impresiones, totalmente subjetivas, después de nuestro paso por San Sebastián para asistir al CdeC 2020.

Semáforo Verde

  • La entrega del CdeC de honor a Marta Rico y Miguel García Vizcaíno. Lo mejor de la gala y probablemente de todo el festival. El auditorio puesto en pie ovacionando prolongadamente a la pareja hizo saltar las lágrimas a más de uno. Era un aplauso de agradecimiento por el ejemplo que han dado renovando la creatividad española con un estilo propio que ha creado escuela y nos da motivos para amar esta profesión. La bobina proyectada antes de la entrega, con algunas de las campañas firmadas por Rico y García Vizcaíno era como ver los mejores momentos de Rafa Nadal en el mundo del tenis.
  • La sensación de que en el futuro podremos responder “Yo estuve en San Sebastián” cuando nos pregunten “¿Dónde estabas tú en el CdeC de la pandemia?”. La ceremonia, presentada por Santi Romero y Nicky García, tuvo algunos fallos técnicos y de protocolo que en lugar de percibirse como tales servían para reforzar la sensación de que estábamos luchando contra la adversidad y eso nos unía con más fuerza. Este año, el festival ha sido también un ritual para demostrar nuestra firme voluntad de supervivencia.
  • La presentación del tenor Juan Manuel Zapata, que se metió al público en el bolsillo con su sentido del humor, pero también dejó varias perlas sobre cómo el ego de algunos creadores les hace perder el sentido de la medida y el criterio artístico hasta llevarlos a un ridículo parecido al del cuento del “traje del emperador”. Inevitable pensar que lo que pasa en el mundo de la ópera con algunos directores de escena también puede pasar, y de hecho pasa, con algunos profesionales de la publicidad.
  • El discurso de bienvenida del alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, con un saludo especial a los madrileños “que estos días además de luchar contra el virus tienen que luchar contra la estupidez humana”. Contra la madrileñofobia que se temía, Donosti vuelve a demostrar que es nuestra favorita.

Semáforo Amarillo

  • El espacio virtual para networking creado por Futura Space, un esfuerzo notable de la organización para hacer posible el -por otra parte insustituible- placer de encontrar en los pasillos del Kursaal a los colegas para intercambiar impresiones, ideas y quién sabe si negocios. Merecía más tráfico del que tuvo.
  • La posibilidad de seguir las ponencias online: una idea muy bien ejecutada que algunos ya pedían que no fuera una excepción para tiempos de pandemia (puede suponer que mucha gente deje de asistir al festival cuando todo esto haya pasado).
  • La bobina de Marta Rico y Miguel García Vizcaíno, que precisamente por ser tan genial nos recuerda que cada vez se hacen menos campañas de ese nivel creativo, y sobre todo con la misma repercusión social.
  • La campaña de los Premios Eficacia 2020, presentada por la AEA, en defensa de la publicidad, una réplica a las típicas y tópicas críticas contra la publicidad: invasiva, repetitiva, aburrida, etcétera. Los portavoces de este discurso tan popular eran en esta ocasión no eran cuñados sabelotodo sino trabajadores de empresas cuya publicidad ha contribuido a aumentar las ventas de los productos que fabrican . Aunque no se diga queda un mensaje latente un poco provocativo que para algunos se traducía en: “di lo que quieras, pero en parte tienes trabajo gracias a la publicidad”. En su defensa hay que decir que el hecho de que la campaña genere debate y hasta polémica la hace moderna y notoria.

Semáforo Rojo

  • Todo lo que faltó y explica por qué la palabra festival tiene la misma raíz que fiesta. Con la esperanza de que el año que viene podamos llenar ese vacío.
  • A pesar de que había causa de fuerza mayor, varios premiados no acudieron a la ceremonia a recoger su premio.
  • La falta de guion en algunos de los debates, como el de la APCP, que quedó un poco disperso. Con un moderador que haga preguntas relevantes estas cosas salen más interesantes porque los invitados no se pierden en divagaciones. Funcionó mucho mejor el sistema de preguntas online precisamente por eso; como pudo comprobarse en el coloquio posterior a la excelente ponencia de Cristina Santamaría, Alex Pallete y David Alayón.
  • La escasa presencia de anunciantes, un clásico en la mayoría de los festivales de creatividad -no solo en este-, que nunca debe dejar de recordarse si queremos que la buena publicidad no sea una excepción en la vida cotidiana de la gente. Excepción hecha de algunos casos como Eva Pavo de Correos, Cristina Barbosa de Vodafone y algunos otros.
  • El eco: en el auditorio, los pasillos y hasta las calles de San Sebastián; un ominoso recuerdo de que aún no hemos salido del pozo.

Grupo Control