OMD analiza el impacto de la Inteligencia Artificial en el consumo

OMD analiza el impacto de la Inteligencia Artificial en el consumo
Lunes, 10 de febrero 2020

El proyecto de investigación "Retail Revolution", desarrollado por OMD, desvela el modo en el que los usuarios españoles adoptan y perciben la Inteligencia Artificial (incluyendo las desconfianzas que genera).

OMD ha presentado un proyecto de investigación global multifase, que se ha realizado para hacer un seguimiento de las percepciones y la adopción de la Inteligencia Artificial longitudinal, así como para investigar cómo debería aplicarse la IA de voz para crear experiencias de marca más valiosas durante la experiencia del consumidor. Los resultados reflejan un futuro prometedor para el IA en España, ya que actualmente el 85% de los españoles está abierto a usar inteligencia artificial en su día a día (+72% frente a la media europea).

Así, a través del proyecto "Retail Revolution", la agencia ha descubierto cómo las personas aceptan, comprenden y confían en la inteligencia artificial en su día a día y el impacto que esto supondrá en la forma que adquieren productos y servicios. Del estudio se desprende que el reto, ahora que la inteligencia artificial tiene una masa crítica en nuestro país, está en incrementar la frecuencia de uso.

En España, el 46% de los usuarios de voz se encuentran en una zona de confort: no sienten que estén sacando el máximo rendimiento a esta tecnología. Por eso, las marcas deben ayudar a incorporar IA a la vida diaria en diferentes contextos: información, entretenimiento, comunicación y compras.

También se detecta que las expectativas en IA están en tensión con los niveles actuales de confianza. Para el 51% de los españoles el principal obstáculo para el uso de la inteligencia artificial es que no confían en cómo se están recogiendo los datos a través de estas tecnologías (frente al 33% de la media europea). Por lo tanto, para conseguir que la inteligencia artificial sea parte real de la vida de los españoles hay que salvar la principal barrera de uso: la desconfianza. La confianza hacia IA es su punto débil. A esto hay que añadir que el 81% de los consumidores piensan que las marcas son las responsables de controlar la privacidad y seguridad de las nuevas tecnologías. Es necesario que las marcas construyan confianza paso a paso y demuestren que la privacidad de sus usuarios es su prioridad.

Estas conclusiones y otros numerosos insights ayudaran a que la aplicación de la inteligencia artificial en cualquier sector sea todo un éxito.


Descárgate GRATIS el número de julio/agosto de la revista CTRL en PDF
 
Grupo Control