Una modesta proposición para salvar la Academia de la Publicidad

Una modesta proposición para salvar la Academia de la Publicidad
Jueves, 16 de septiembre 2021

Desde nuestra modesta posición como revista decana del sector, queremos hacer un llamamiento a la Academia de la Publicidad para que repita una votación que, por diversas razones -unas explicadas en el manifiesto y otras no- se celebró en unas circunstancias extraordinarias que impidieron concurrir en buena lid a todas las candidaturas. Con esta propuesta no pretendemos dar por ciertas las irregularidades denunciadas, sino abrir un camino para solucionar el problema.

Ignorar, menospreciar o incluso negar las consecuencias de la publicación del “Manifiesto sobre el futuro de la Academia de la Publicidad” sería impropio de quien se considera defensor de esta institución y sus objetivos. Solo el hecho de que lo firmen algunos de los fundadores, miembros de honor y expresidentes ya es suficiente para que sea tenido en consideración. Se puede discutir la idoneidad de la forma -y hasta del fondo en algunos de sus puntos-, pero lo cierto es que desde que se ha hecho público este manifiesto una sombra de sospecha se cierne sobre la elección del flamante presidente de la Academia y la junta directiva, y es necesario hacer algo para evitar que el desprestigio derivado provoque un aluvión de bajas entre los asociados.

En lugar de dedicarnos a discutir qué bando tiene más razones para justificar su actuación en este desaguisado, deberíamos tomar conciencia de que lo que más perjudica a la Academia es que la comunidad de publicitarios que promueve la defensa de la profesión publicitaria se haya dividido en bandos.

Eso es lo que menos necesita la publicidad, y por tanto lo que más contraviene sus objetivos fundacionales.

Por todo ello, desde nuestra modesta posición como revista decana del sector, queremos hacer un llamamiento a los académicos para que repitan una votación que, por diversas razones -unas explicadas en el manifiesto y otras no- se celebró en unas circunstancias extraordinarias que impidieron concurrir en buena lid a todas las candidaturas.

Esto no significa que se cuestione al actual presidente, sino todo lo contrario, ya que quedaría mucho más legitimado si en lugar de ganar porque era la única candidatura presentada lo hiciera en competición con un rival que también ha tenido la oportunidad de defender su programa frente a los socios.

El presidente no está obligado a ello, pero este gesto sería el mejor comienzo de su campaña electoral, ya que con su renuncia habría demostrado que la reputación de la Academia está por delante de sus intereses personales o de cualquier otra índole; y eso es algo que los socios tendrían muy en cuenta para decidir su voto. Su eventual victoria quedaría fuera de toda duda y estamos seguros de que la candidatura rival así lo reconocería.

Un gesto de equivalente generosidad hacia el rival cabría esperar en caso de que fuera la candidatura alternativa quien ganara esta segunda elección. Sobre todo teniendo en cuenta que ambos candidatos llegaron a hablar de unirse en un mismo equipo de gobierno días antes de la primera votación.

La situación generada tras la publicación del manifiesto puede quedarse en una aciaga anécdota si todas las partes están dispuestas a colaborar en ello en aras de la recuperación del consenso perdido.

Aún estamos a tiempo.


Sitges Next 2021
Descárgate GRATIS la versión LITE, La revista Ctrl Control Publicidad lanza su número de octubre 2021
PHD 29 de septiembre 2021
 
 
Grupo Control