PHD junio 2018
Samsung Mayo 2018Advertisement
 

El dinero está en las series...

El dinero está en las series...
Lunes, 21 de mayo 2018

...pero en las series de las cadenas por cable. Son los HBO, Showtime y más recientemente Netflix, Amazon e incluso Apple los que están atrayendo el talento de creadores y guionistas que hasta ahora se ganaban la vida cobrando de las cadenas de televisión clásicas.

A finales de febrero saltaba la noticia: Netflix le ofrecía a Ryan Murphy (creador de series como "Glee", "Feud" o "American Horror Story") un contrato de 300 millones de dólares por cinco años. Ni que decir que Murphy se despidió de Fox, con quien había trabajado hasta ese momento, y firmó su contrato con Netflix.

Algo parecido ocurrió a finales de 2017. En esa ocasión fue Shonda Rimes (suyas son "Anatomía de Grey" y "Scandal") la que se despedía de ABC tras la oferta que Netflix le presentó para engrosar su nómina televisiva: 10 millones anuales.

Las series lo han cambiado todo

Las series tal y como las concebimos en la actualidad tienen su origen en la cadena HBO. De ella hemos hablado en otras ocasiones en nuestra revista. Recordar que su primer y más famoso eslogan anticipaba lo que estaba por venir “It’s no TV. It’s HBO” (No es televisión. Es HBO). “Los Soprano”, “A dos metros bajo tierra”, “Deadwood”, “The Wire” y un largo etcétera sentaron las bases de lo que vendría a continuación. A saber Juego de Tronos” o “Westworld por poner dos de sus últimas y más famosos creaciones. A partir de ese momento, al televidente se le abrió una oferta sin precedentes que cambió por completo el panorama televisivo. A las habituales "CSI" y similares (que por supuesto tienen su público) se les unían producciones cuidadas hasta límites insospechados y que contaban con la participación de realizadores, guionistas y actores del más alto nivel. Solo era cuestión de tiempo que nuevos `players´ entraran en juego y eso ha ido ocurriendo en los últimos años con el desembarco de Netflix, Amazon y más recientemente la mismísima Apple.

A los buenos se los rifan

Lo comentábamos al principio: Murphy y Rhimes son dos de las caras más conocidas del panorama televisivo actual que han dado el salto de la televisión pública a la televisión de pago pero hay mas. Amazon, por ejemplo, anunciaba a principios de febrero la incorporación de Jennifer Salke como nueva responsable de Amazon Studios tras la dimisión de Roy Price quien abandonó el cargo tras verse envuelto en un caso de abuso sexual. Salke había triunfado en la NBC con títulos como “This is Us” o “Modern Family y durante los últimos seis años había sido la presidenta de la división de entretenimiento de uno de los tres canales públicos más importantes. Bajo su mandato la NBC había conseguido subir unos ratings de audiencia que años atrás habían caído en picado.

Una de las primeras decisiones importantes tomadas bajo el mandato de Salke fue proponerle a Robert Kirkman, creador de “The Walking Dead”, que abandonara AMC para unirse a Amazon. Kirkman no se lo pensó dos veces y cogió sus bártulos, léase su productora Skybound, y se unió al gigante comandado por Jeff Bezos. Los motivos, dos: dinero, mucho dinero, pero sobre todo, absoluta libertad creativa.

Otro caso llamativo es Apple quien firmaba recientemente un contrato con Damien Chazelle, el director de “Whiplash” y “La La Land, para escribir y dirigir una serie dramática que forma parte de una inversión de 1.000 millones de dólares dentro de su división de contenido propio. Esa misma división compraba unas semanas atrás la nueva serie protagonizada por Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, que supondrá el regreso a la televisión de la primera desde “Friends” y cuyo coste superará de largo los 200 millones de dólares.

El futuro es del cable

Tal como reza el dicho “el dinero no lo es todo” pero lógicamente juega un papel crucial a la hora de conseguir talento. Lo confesaba hace poco en unas declaraciones Leslie Moonves, presidente ejecutivo de CBS, la otra gran cadena pública estadounidense junto a ABC y la mencionada NBC, cuando afirmaba que el fichaje de Murphy por Netflix era algo que no se podía dejar pasar: “Cuando te ofrecen tanto dinero tienes que cogerlo”.

Pero en muchos casos, estos grandes fichajes tienen que ver tanto con motivos económicos como con motivos de libertad creativa.

Puedes leer el reportaje completo en el número de mayo de la revista Ctrl Control Publicidad


Grupo Control